sábado, 31 de diciembre de 2011

Día del Catequista, esquema para el catequista

COMISION ARQUIDIOCESANA DE CATEQUESIS

TEMA: “CATEQUESIS Y FAMILIA”

 LEMA: “CATEQUISTAS MISIONEROS, FORMEMOS FAMILIAS SANTAS”
ESQUEMA PARA LA CONVIVENCIA
DEL DIA DEL CATEQUISTA
11 DE FEBRERO DEL 2012 COLISEO DE LA P.U.C.E.
                                                                                                                          





OBJETIVO: Fomentar la identidad, vocación y misión de la Familia Cristiana en la Arquidiócesis de Quito, para que, al ser  discípula y misionera, se comprometa en la
construcción de una Nueva Sociedad por medio de la Catequesis Familiar.

MOTIVACIÓN: La Catequesis Familiar es “un camino COMUNITARIO de NUEVA EVANGELIZACION para la FAMILIA y desde la FAMILIA”. Por su dinamismo interno, termina abarcando y consolidando a toda la parroquia. La hace comunidad de comunidades, donde se acogen y viven los valores del Reino y se comprometen a la transformación de la sociedad, dándose un nuevo estilo de vida.
Como catequistas discípulos y misioneros de Jesucristo, con esta experiencia formamos el tejido básico de la Iglesia en un proceso sistemático –progresivo – Integral de la fe. (DGC 39) En nuestra Arquidiócesis estamos intentando dar los primeros pasos de esta tan anhelada Catequesis Familiar.


Como ambientar e iniciar la convivencia
·                     La convivencia Arquidiocesana se desarrollará por símbolos y colores. Es necesario que colaboremos respetando el color preparado con el fin de lograr una mayor fraternidad.

§     Animamos a todos los catequistas a participar de nuestra fiesta con alegría, dinamismo y entusiasmo que facilite nuestro encuentro con el Señor y nuestros hermanos catequistas.

§     Una de las virtudes del catequista es la puntualidad, comenzamos el encuentro a las 08H00, en el coliseo de la PUCE y terminamos 13H00.

Traer su pancarta de identificación

PROCESO CATEQUETICO DE LA FE PROPUESTO EN LOS TEXTOS ARQUIDIOCESANOS


Parte de nuestra vida
SER

VER
Experiencia Humana
Lo importante es mi vida, mi realidad. (En la comunidad y en la familia)
·         HISTORIA.
·         PROFUNDIZACIÓN (¿Qué? ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Cuándo?
·         GENERALIZACION (a todos nos pasa lo mismo)
JUZGAR
Experiencia de Fe
A Dios le importa nuestra vida.
·         ENCUENTRO. (Jesús y sus amigos también han vivido lo mismo)
·         CONVERSIÓN: (vale la pena vivir la experiencia)
·         INTERIORIZACION: (¡Habla Señor que tu siervo escucha!)
ACTUAR
¿Qué respuesta doy?
¿Cómo construyo comunidad y Familia?

EVALUAR
Expresión de Fe.
Nuestra vida gana importancia.
·         COMPROMISO: (¿Qué tenemos que hacer?)
·         SIGNIFICANTE: (Ahora veo las cosas de otra manera)
·         LITURGIA: (Esto hay que celebrarlo)

-Tomar conciencia de cómo se encarna la Palabra de Dios en la vida de las personas.
-Actualizar el mensaje de las Escrituras a la vida actual personal y comunitaria.
-Adquirir una visión crítica sobre la conducta personal y comunitaria a la luz de las Escrituras.
-Celebrar la presencia de Dios en nuestras vidas.

Vuelve a la vida.

CELEBRAR
CATEQUESIS FAMILIAR

LA CATEQUESIS FAMILIAR,  como OPCIÓN PASTORAL, así como acción liberadora en los creyentes, persigue una META, que se define desde sus dos objetivos:

Objetivo General:
La CONSTRUCCION DE LA COMUNIDAD cristiana desde la evangelización de las familias.
“Hay que llevar a todas las familias a una generosa apertura para con las otras familias, apertura hacia la sociedad, hacia el mundo y hacia la vida de la Iglesia”  (Medellín, Familia 19-20)

La evangelización del núcleo familiar. Acompañando a los niños y jóvenes en su educación cristiana, con ocasión de los sacramentos de iniciación

“Hacer que la familia sea verdaderamente “Iglesia doméstica”; comunidad de fe, de oración, de amor, de acción evangelizadora; escuela de catequesis.” (Puebla 587 -589)

La familia, en el ámbito de la fe, es llamada “Iglesia Doméstica”, Es Iglesia porque es una comunidad de amor y de fe. En ella se debe vivir y celebrar la fe con la oración y con una vida coherente, siendo todos los miembros verdaderos discípulos y misioneros de Jesucristo

Las familias, como “Iglesia Doméstica”  (LG 11)  es célula fundamental de todo el Tejido Eclesial. Sólo si conseguimos evangelizara la familia cristiana, será posible salvar la familia. (Juan Pablo II

En el seno de una familia, la persona descubre los motivos y el camino para pertenecer a la familia de Dios. De ella recibimos la vida, la primera experiencia del amor y de la fe. El gran tesoro de la educación de los hijos en la fe consiste en la experiencia de una vida familiar que recibe la fe, la conserva, la celebra, la transmite y testimonia. Los Padres deben tomar nueva conciencia de su gozosa e irrenunciable responsabilidad en la formación integral de sus hijos. (DA. 298)


La Catequesis es una educación gradual y progresiva que hace crecer en actitudes de fe:
·         Es una formación y maduración.
·         Teniendo a Cristo como modelo.
·         Participar en la celebración litúrgica.

La tarea fundamental de la catequesis corresponde a los diferentes aspectos de la fe, donde se pide que la fe:
·         Sea conocida – por medio del Credo.
·         Sea celebrada – por medio de los Sacramentos.
·         Sea vivida – por medio de los Mandamientos.
Se haga oración – por medio del Padre Nuestro

La Fe se vive en la Comunidad Cristiana y se anuncia en la misión. (DGC 84)

Para compartir y profundizar.

Árbol de problemas:
¿Cuál es la realidad de nuestra familia ecuatoriana frente a la fe? (Tronco)
¿Por qué se presenta esta realidad? (causas – raíces)
¿Qué produce esta realidad? (frutos)

Árbol de soluciones:
Ante el problema SOLUCION
Para las causas ESTRATEGIAS O MEDIOS DE SOLUCIÓN
Para los frutos; Nuestros compromisos serán:

Proclamamos con alegría el valor de la familia. Afirma el Papa Benedicto XVI que la familia “patrimonio de la humanidad, constituye uno de los tesoros más importantes…Ella ha sido y es escuela de la fe, campo de valores humanos y cívicos, hogar en que la vida humana nace y se acoge generosa y responsablemente…La familia es insustituible para la serenidad personal y para la educación de sus hijos” .
 
 
 
 

lunes, 26 de diciembre de 2011

2012 Veinticuatro horas; Meditación. P. Carlos Valles sj

Una frase célebre del Maestro Joshu:
“Yo utilizo las veinticuatro horas del día;
vosotros os dejáis utilizar
por las veinticuatro horas del día.”
¿Uso yo mi tiempo, o mi tiempo a mí? ¿Utilizo yo a mi trabajo o mi trabajo a mí? ¿Soy dueño o esclavo? ¿Es el hombre el señor del sábado o el sábado el señor del hombre? Al hacer lo que hago y decir lo que digo, ¿tengo la sensación de que soy yo quien maneja los controles, quien dirige mis palabras y mis actos, o me siento mero juguete de las circunstancias, obligado a portarme como me porto por las costumbres que he adquirido, las expectativas que he despertado, las exigencias a que me he sometido?
Protesto ante mí mismo que soy yo quien he escogido libremente mi camino, mi profesión, mis principios, mi vida. Quizá sea así, aunque la presión que en esas opciones ejercieron sobre mí la familia, el ambiente, los prejuicios y el dinero no puede desestimarse fácilmente. Pero en todo caso, aunque yo haya escogido caminos libremente en un principio, esos caminos se convierten en servidumbre con el paso del tiempo, me obligan a hacer siempre lo que una vez he hecho, me exigen determinados modos de pensar y de hacer, me quitan libertad de movimientos y espontaneidad de reacciones. Ya no puedo usar mi tiempo como quiero. El día se me impone poco a poco hasta que son las veinticuatro horas las que me usan a mí.
Quiero recuperar el dominio del día. Quiero ser señor de mi tiempo. Quiero valorizar las horas, los minutos, los segundos con el control suave pero firme de mis deseos y mis opciones. No dejarme dominar por la rutina, los convencionalismos, la costumbre, la inercia. No dejar que el reloj gobierne mi vida, que el horario se me imponga, que mis obligaciones me agobien. Volver a hacer las cosas no porque tengo que hacerlas sino porque quiero hacerlas. Recobrar el gusto del obrar, el placer de hablar, la alegría de vivir. No ser esclavo de las agujas del reloj ni adorador del sol ni siervo del calendario. No tener que tomar vacaciones cuando todos las toman ni tener que salir de la ciudad el fin de semana porque todos salen. Hacer, sí, todo lo que haya que hacer e ir a donde haya que ir, pero sin pérdida de libertad, de interés, de vitalidad. Renovar el celo de vivir y el arte de sentirse a gusto. Y para ello recuperar la mirada clara, el dominio firme, la independencia original de mi propia personalidad. Que vuelvan a ser siervas las veinticuatro horas del día.

martes, 13 de diciembre de 2011

Cuentos de Navidad para niños

Enriqueto el ratón

Enriqueto era un ratoncito tímido, de pelaje negro, dientes torcidos, ojos bizcos y oreja maltrecha. Se quedó huérfano de padre y madre y creció en compañía de otros ratones que hacían lo que podían para sobrevivir en un mercado de la ciudad de Guatemala. El día de Nochebuena, como de costumbre tenían hambre y decidieron salir a buscar comida entre los desperdicios de los contenedores que la gente iba llenando alrededor del mercado.
Nuestro amigo Enriqueto, que era muy hábil para detectar olores y sabores, era el jefe de la cuadrilla de buscadores y el que más y mejor comida conseguía para la familia ratonil. Esa mañana logró reunir trozos de jamón, pizza, chorizo, frijoles volteados, nachos, platanitos cocidos, pan francés y unas cuantas galletas navideñas. - ¡Qué placer!, dijo Enriqueto. Todos sus amigos se reunieron y empezaron su banquete navideño. Comieron hasta que casi reventaban sus panzas rechonchas y peludas.

Cuento que previene la obesidad infantil

Al filo de las 8 de la noche, ya ni se movieron en sus cuevas de lo llenos que estaban. Sin embargo, Enriqueto decidió salir a ver si conseguía algo de postre. Cuando estaba por allí merodeando… ¡¡¡PUM!!!... lo atropelló un coche. Salió disparado al otro lado de la carretera y notó que algo caliente le salía del cuerpo. Tiene que ser sangre. Dios mío...me estoy muriendo... a donde iré a ir a parar: al cielo de los ratones o allí abajo ¿donde se asan?..., empezó a pensar Enriqueto. En esas estaba cuando ya no sintió nada más y desfalleció....
Cuando por fin abrió sus ojos, se vio rodeado de ratones vestidos de blanco, y dijo: "Entonces sí me morí y debo estar en el cielo". De pronto uno de ellos le habló, diciendo: - ¡¡Manito Enriqueto...por fin abriste tus ojos...estás vivo!! Un buen susto fue el que se llevó Enriqueto. Y lo que realmente había pasado fue que cuando sus compañeros oyeron que un coche se había estrellado contra el contenedor de basura que registraba Enriqueto, le vieron tendido en la acera. Inmediatamente lo cogieron y se lo llevaron a su cueva, le frotaron con alcohol el pecho, le estiraron las piernas y lo calentaron con mentol y candelas para que entrara en calor. Enriqueto, al verse vivo, no paraba de llorar de la alegría y juró no volver a portarse mal y ser tan glotón y comilón.
FIN
Moraleja: La gula no es buena, siempre nos meterá en problemas. Come con moderación y da gracias a Dios por lo que envía a tu mesa.
(Este cuento nos ha sido enviado por Johanna Martinez de Imeri, Guatemala.)

domingo, 11 de diciembre de 2011

Cuentos para la Catequesis

Un acertijo del maestro Kisu:
Por muchas vueltas
que le deis al molinillo
moleréis todo el grano que queráis,
pero nunca moleréis el eje.
Una vez me dijo una señora con gracia: “Tengo complejo de batidora.” Todo el día dando vueltas, todo el día haciendo cosas, todo el día de un lado para otro. Batidora universal que lo bate todo. Claras de huevo y pasta de pizza. Para todo vale. Dale al botón y funciona. Nunca para. Y tiene garantía por si se estropea. Adelantos cómodos de la tecnología moderna. Electrodomésticos para el ama de casa. Imagen en metal de lo que somos en la vida. No paramos de dar vueltas.
Pero el eje no se mueve. El eje es el Yo. El eje es mi ser más íntimo en la integridad de su existencia. Recto y sereno. Vértice y centro. La circunferencia gira como loca, pero el centro sigue inmóvil en sí mismo. No le afecta lo que se muela. Granos de trigo o granos de arroz. El eje es el mismo. Todo lo ve, todo lo acepta, todo lo trabaja. Pero él queda intacto en la verticalidad de su conciencia. El eje no se muele.
El mundo vertiginoso sigue dando vueltas alrededor. Ya no nos marea. Ya no nos arrastra en su loco girar. No perdemos el equilibrio. No perdemos la paz. El ojo del huracán queda en silencio mientras ruge la tormenta. Saber centrarnos es saber vivir. Que siga el molinillo. Que siga el mundo. Que sigan las tareas diarias. Nosotros también seguimos erguidos en el eje perpendicular de nuestro ser. En la tempestad, la calma

sábado, 10 de diciembre de 2011

Anécdotas de un Cardenal

Unas páginas de la biografía que he leído del cardenal de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, a quien conozco y aprecio. Lo visité una vez en Buenos Aires y le recordé lo que el boletín de su arzobispado dijo sobre mí y mi libro “Querida Iglesia” que se publicó allí: “El libro es obra de un adolescente inmaduro, cualquiera que sea su edad.” Él no lo sabía. Es el libro mío del que he recibido más comentarios favorables de católicos que se estaban alejando de la Iglesia ante sus fallos, y que al ver que yo mencionaba con toda claridad esos mismos fallos pero sacaba con cariño la conclusión opuesta que por eso mismo la Iglesia es más comprensiva y humana y mejor ayuda para nuestros propios fallos, se sintieron reconciliados con ella y volvieron a las prácticas religiosas. Las tres palabras que el cardenal escoge son significativas.
Sergio Rubin, El Jesuita, Conversaciones con el cardinal Jorge Bergoglio:
p. 62: Siendo yo vicario de Flores, una chica de un colegio de Villa Soldati, que cursaba el cuarto o quinto año, quedó embarazada. Fue uno de los primeros casos que se planteó en la escuela. Había varias posturas acerca de cómo afrontar la situación, que contemplaban hasta la expulsión, pero nadie se hacía cargo de lo que sentía la chica. Ella tenía miedo por las reacciones y no dejaba que nadie se le acercase. Hasta que un preceptor joven, casado y con hijos, un hombre al que yo respeto mucho, se le acercó cuando la vio en un recreo, le dio un beso, le tomó la mano y le preguntó con cariño: “¿Así que vas a ser mamá?”, y la chica empezó a llorar sin parar. Esa actitud de proximidad la ayudó a abrirse, a elaborar lo que le había pasado. Y le permitió llegar a una respuesta madura y responsable, que evitó que perdiera la escolaridad y quedara sola con un hijo frente a la vida, pero también – porque era otro riesgo – que las compañeras la consideraran una heroína por haber quedado embarazada.
p. 136: Para mí hay tres palabras que definen a las personas y constituyen un compendio de actitudes –dicho sea de paso, no sé si yo las tengo– y que son: permiso, gracias, y perdón. La persona que no sabe pedir permiso, atropella, va adelante con lo suyo sin importarle los demás, como si los otros no existieran. En cambio, el que pide permiso es más humilde, más sociable, más integrador. ¿Qué decir del que nunca pronuncia “gracias” o que en su corazón siente que no tiene nada que agradecer a nadie? Hay un refrán español que es bien elocuente: “el bien nacido es bien agradecido”. Es que la gratitud es una flor que florece en almas nobles. Y, finalmente, hay gente que considera que no tiene que pedir perdón por nada. Ellos sufren el peor de los pecados: la soberbia. E insisto, solo aquel que tuvo la necesidad de pedir perdón y experimentó el perdón, puede perdonar. Por eso, a los que no dicen estas tres palabras les falta algo en su existencia.

Imagenes para Navidad de Fano










Vídeo para niños; la mas grande historia de amor

jueves, 8 de diciembre de 2011

Inmaculada Concepción Fiesta

Ella, desde el momento en que fue concebida por sus padres, por gracia y privilegios únicos que Dios le concedió, fue preservada de toda mancha del pecado original.

En nuestra sociedad, la pureza tiene dos valores opuestos. Mientras la droga más pura es la más cara y todos buscan el detergente que deje la ropa más blanca, muy pocos se preocupan de mantener su alma y su vida pura, de cara a la vida eterna. Incluso, quienes se confiesan seguido son a veces criticados, y se les califica despectivamente de "mochos". La Virgen María nos invita a vivir este ideal de pureza, aunque para ello tengamos que ir "contra corriente."


Historia.

El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX, promulgó un documento llamado "Ineffabilis Deus" en el que estableció que el alma de María, en el momento en que fue creada e infundida, estaba adornada con la gracia santificante.

Desde entonces, esta es de las verdades que los católicos creemos, aunque a veces, no entendamos. Es lo que se llama Dogma o artículo de fe.

La Virgen María fue "dotada por Dios con dones a la medida de su misión tan importante" (Lumen Gentium). El ángel Gabriel pudo saludar a María como "llena de gracia" porque ella estaba totalmente llena de la Gracia de Dios.

Dios la bendijo con toda clase de bendiciones espirituales, más que a ninguna otra persona creada. Ella es "redimida de la manera más sublime en atención a los méritos de su Hijo". (LG, n. 53)

La devoción a la Inmaculada Concepción es uno de los aspectos más difundidos de la devoción mariana. Tanto en Europa como en América se adoptó a la Inmaculada Concepción como patrona de muchos lugares.

María tiene un lugar muy especial dentro de la Iglesia por ser la Madre de Jesús. Sólo a Ella Dios le concedió el privilegio de haber sido preservada del pecado original, como un regalo especial para la mujer que sería la Madre de Jesús y madre Nuestra.

Con esto, hay que entender que Dios nos regala también a cada uno de nosotros las gracias necesarias y suficientes para cumplir con la misión que nos ha encomendado y así seguir el camino al Cielo, fieles a su Iglesia Católica.

Podemos aprender que es muy importante para nosotros recibir el Bautismo, que sí nacimos con la mancha del pecado original. Al bautizarnos, recibimos la gracia santificante que borra de nuestra alma el pecado original. Además, nos hacemos hijos de Dios y miembros de la Iglesia. Al recibir este sacramento, podemos recibir los demás.

Para conservar limpia de pecado nuestra alma podemos acudir al Sacramento de la Confesión y de la Eucaristía, donde encontramos a Dios vivo.

Hay quienes dicen que María fue una mujer como cualquier otra y niegan su Inmaculada Concepción. Dicen que esto no pudo haber sido posible, que todos nacimos con pecado original. En el Catecismo de la Iglesia Católica podemos leer acerca de la Inmaculada Concepción de María en los números 490 al 493.

El alma de María fue preservada de toda mancha del pecado original, desde el momento de su concepción.

María siempre estuvo llena de Dios para poder cumplir con la misión que Dios tenía para Ella.

Con el Sacramento del Bautismo se nos borra el pecado original.

Dios regala a cada uno de nosotros las gracias necesarias y suficientes, para que podamos cumplir con la misión que nos ha encomendado.

sábado, 3 de diciembre de 2011

San Francisco Xavier sj misionero catequista

Sacerdote misionero Jesuita

Martirologio Romano: Memoria de san Francisco Javier, presbítero de la Compañía de Jesús, evangelizador de la India, el cual, nacido en Navarra, fue uno de los primeros compañeros de san Ignacio que, movido por el ardor de dilatar el Evangelio, anunció diligentemente a Cristo a innumerables pueblos en la India, en las Molucas y otras islas, y después en el Japón, convirtiendo a muchos a la fe. Murió en la isla de San Xon, en China, consumido por la enfermedad y los trabajos (1552).

Etimología: Francisco = "el abanderado", es de origen germano.

Javier = "aquel que vive en casa nueva", es de origen eusquera (lengua autóctona hablada en el País Vasco).

Francisco de Jasu y Xavier (nacido en el castillo de Xavier, en España, en 1506), correspondiendo a las esperanzas de sus padres, se graduó en la famosa universidad de París. En estos años tuvo la fortuna de vivir codo a codo, compartiendo inclusive la habitación de la pensión, con Pedro Fabro, que será como él jesuita y luego beato, y con un extraño estudiante, ya bastante entrado en años para sentarse en los bancos de escuela, llamado Ignacio de Loyola.

Ignacio comprendió muy bien esa alma: “Un corazón tan grande y un alma tan noble” -le dijo- “no pueden contentarse con los efímeros honores terrenos. Tu ambición debe ser la gloria que brilla eternamente”. El día de la Asunción de 1534, en la cripta de la iglesia de Montmartre, Francisco Javier, Ignacio de Loyola y otros cinco compañeros se consagraron a Dios haciendo voto de absoluta pobreza, y resolvieron ir a Tierra Santa para comenzar desde allí su obra misionera, poniéndose a la total dependencia del Papa.

Ordenados sacerdotes en Venecia y abandonada la perspectiva de la Tierra Santa, emprendieron camino hacia Roma, en donde Francisco colaboró con Ignacio en la redacción de las Constituciones de la Compañía de Jesús. Sin embargo, fue a los 35 años de edad cuando comenzó su gran aventura misionera. Por invitación del rey de Portugal, fue escogido como misionero y delegado pontificio para las colonias portuguesas en las Indias Orientales. Goa fue el centro de su intensísima actividad misionera, que se irradió por un área tan vasta que hoy sería excepcional aun con los actuales medios de comunicación social: en diez años recorrió India, Malasia, las Molucas y las islas en estado todavía salvaje. “Si no encuentro una barca, iré nadando” decía Francisco, y luego comentaba: “Si en esas islas hubiera minas de oro, los cristianos se precipitarían allá. Pero no hay sino almas para salvar”.

Después de cuatro años de actividad misionera en estas islas, separado del mundo civilizado, se embarcó en una rústica barca hacia el Japón, en donde, entre dificultades inmensas, formó el primer centro de cristianos. Su celo no conocía descansos: desde Japón ya miraba hacia China. Se embarcó nuevamente, llegó a Singapur y estuvo a 150 kilómetros de Cantón, el gran puerto chino. En la isla de Shangchuan, en espera de una embarcación que lo llevara a China, cayó gravemente enfermo. Murió a orillas del mar el 3 de diciembre de 1552, a los 46 años de edad.

Fue canonizado el 12 de marzo de 1622 junto con Ignacio de Loyola, Felipe Neri,Teresa de Jesús y el santo de Madrid, Isidro. ¡Buen grupo formado por cuarteto español y solista italiano!

Es patrono de las misiones en Oriente y comparte el patronato universal de las misiones católicas con Teresa de Lisieux.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Dinámicas para Adviento y Navidad en la Catequesis

La ambientación del lugar de las celebraciones o de las reuniones. Son válidos como signos; el color morado, música ambiental, posters y murales con imágenes y palabras que orienten claramente al contenido de la esperanza cristiana ("Ven, Señor Jesús")...

Una imagen de la Virgen María podría presidir la capilla o la sala de reuniones. A ser posible una virgen con niño, más que la Inmaculada. La Virgen Madre.

Frase para cada semana del Adviento, que sea lema y marque las pautas de reflexión y de actuación. Estas frases se situarían en la pared de la clase, añadiendo una detrás de otra. Temas indicados para la elección de la frase pueden ser: la espera/esperanza, la liberación, la venida del Señor, la conversión, María...
Las frases podrían ser:
¡Es la hora!
Estad atentos para recibir al que viene.
¡Preparaos para recibir al Señor que viene!
¡Cambiad de vida!

Certamen literario, ¡no necesariamente con competición, premios y clasificaciones! de cuentos y poemas navideños. Se pueden leer en una celebración o en el concurso de villancicos.

Tarjetas de felicitación navideñas propias. Confeccionar tarjetas de Navidad, a partir de textos bíblicos y de situaciones del mundo que esperan al Salvador.

Navidad con estrellas. Confeccionar estrellas para decorar la clase o la habitación según lo indicado:
1.      Coger un papel dorado, plateado, amarillo oro, rojo o naranja, de 9 X 9 cm.
2.      Doblarlo por la mitad.
3.      Volverlos a doblar para que quede un cuadrado.
4.      Doblarlo ahora de forma que quede un triángulo coincidiendo todos los pliegues en el mismo ángulo que es el que corresponde al centro de la hoja desplegada.
5.      Hacer otro doblez más de la misma forma.
6.      Cortar el ángulo descrito en el nº4 al bies.
7.      Desplegar el papel: ¡Ya tienes la estrella!
8.      Puedes confeccionar varias y hacer un móvil para colgarlo o una hilera de estrellas colocadas sobre la mesa.
9.      En cada estrella puedes poner una letra y formar palabras como: NAVIDAD, JESÚS...


Una estrella-ventana.
1.      Dibuja dos veces la estrella que tienes en esta página y recorta después las dos estrellas resultantes.
2.      En una de las dos estrellas, haz una ventana recortando las dos hojas.
3.      Pega las dos estrellas una sobre la otra. No pegues las hojas de la ventana.
4.      Abre la ventana y escribe en el interior de las hojas: “Hemos visto su estrella y hemos venido a adorarlo”.
5.      Cierra la ventana y escribe en el exterior: “Despertaos, ha llegado la luz”.
6.      Ata un hilo en la punta de arriba de la estrella y cuelgala.
Esta estrella te recordará que Jesús es la estrella ofrecida al mundo entero.


Museo evocativo de la Navidad.
Un método  dinámico y creativo para presentar los valores de la Navidad desde una visión humano-cristiana es realizar un mini-museo que nos evoque las claves de una Navidad ideal.
Nuestro museo navideño tendría los siguientes objetos:

    Las figuras-base del belén (María, José y el niño Jesús) que nos ayudan a entender los símbolos y el origen de la fiesta cristiana de la Navidad.
   Un calendario que nos recuerda el “fin de año” y la actitud siempre cotidiana de volver a empezar.
      Una postal navideña o “christma” que nos descubre el valor de felicitar a todo el mundo
    Una tableta de turrón que nos anima a potenciar la comida compartida, a construir familia, contagiar amistad, cercanía, a estar juntos...
  Una cajita con papel de regalo que nos convence de la importancia de dar y darse, de regalar algo más que algo, de descubrir el mejor regalo para cada uno en particular, de crear tu propio regalo.
    Hojas de publicidad de revistas que nos incitan a consumir consumiéndonos, publicidad que nos impide descubrir la verdadera Navidad, que oculta nuestros valores más queridos (se podría colocar de tal manera que las hojas de publicidad ocultasen una postal del misterio navideño).
 Un villancico grabado que escuchamos que nos transporta a nuestra infancia, a la  sencillez y la sonrisa.
   Las bombillas para colocar en un árbol de Navidad que evocan ese ambiente mágico que es el tiempo de Navidad, que nos ayuda a desentrañar el “espíritu de la Navidad” que siempre está presente en nuestras vidas y que en ciertos momentos es más fácil descubrir
     Un cartel de la “Operación Kilo” o de alguna campaña solidaria que nos grita el valor de compartir.
   Una guirnalda de Navidad, de esas que adornan escaparates, árboles..., que nos anima a vivir en fiesta y a vivir la fiesta.
 Un gorro de Papa Noel que nos inunda de ilusión, de esperanza.

Dinámica para trabajar este museo:
·         Contar la idea a los niños para que ellos mismos traigan los objetos y a lo largo de una semana ir preparando el museo.
·         El profesor va presentando los objetos, uno a uno, y enseñándolos.
·         Los deja en la mesa a la vista de todos y anima a que cada uno comente lo que le evoca.
·         Asociamos a cada objeto un valor que se debería vivir especialmente en Navidad y buscamos modos de llevarlo a cabo en nuestra vida y formulamos compromisos revisables.
·         Buscamos, entre todos, el objeto nº12 (en el museo hay 11) para incorporarlo a nuestro museo y el valor que le corresponde.

San Romero de América

Home   »   poéticas    »   san romero de américa, pastor y mártir nuestro, por pedro casaldáliga san romero de américa, pastor y m...