domingo, 31 de julio de 2011

SAN IGNACIO DE LOYOLA: PRINCIPIO Y FUNDAMENTO.



Al comienzo de los ejercicios espirituales, San Ignacio de Loyola, con una síntesis perfecta, seguramente inspidada por el Espíritu Santo, llamada "principio y fundamento", nos pone frente a la verdad primera y última de nuestra existencia. Allí, aparece la "santa indiferencia", un estado de libertad interior al que hay que tender y  que nos permite, querer el querer de Dios... Te invito a meditarla y orarla a lo largo de una semana, verás cuanta sabiduría divina, Dios nos ha regalado, en estas palabras humanas... 
El hombre es creado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su alma; y las otras cosas sobre la faz de la tierra son creadas para el hombre, y para que le ayuden en la cosecución del fin para que el es creado. De donde se sigue, que el hombre tanto ha de usar de ellas, quanto le ayudan para su fin, y tanto debe alejarse de ellas, quanto para ello le impiden. 
Por lo cual es necesario hacernos indiferentes a todas las cosas creadas, en todo lo que es concedido a la libertad de nuestro libre albedrío, y no le está prohibido; en tal manera, que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, y por consiguiente en todo lo demás; solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos creados.


sábado, 30 de julio de 2011

San Ignacio de Loyola un ejemplo para los catequistas

Íñigo López de Recalde) Fundador de la Compañía de Jesús (Loyola, Guipúzcoa, 1491 - Roma, 1556). Su primera dedicación fueron las armas, siguiendo la tradición familiar. Pero, tras resultar gravemente herido en la defensa de Pamplona contra los franceses (1521), cambió por completo de orientación: la lectura de libros piadosos durante su convalecencia le decidió a consagrarse a la religión.
(Íñigo López de Recalde) Fundador de la Compañía de Jesús (Loyola, Guipúzcoa, 1491 - Roma, 1556). Su primera dedicación fueron las armas, siguiendo la tradición familiar. Pero, tras resultar gravemente herido en la defensa de Pamplona contra los franceses (1521), cambió por completo de orientación: la lectura de libros piadosos durante su convalecencia le decidió a consagrarse a la religión.
Se retiró inicialmente a hacer penitencia y oración en Montserrat y Manresa, donde empezó a elaborar el método ascético de los Ejercicios espirituales (1522). Luego peregrinó a los Santos Lugares de Palestina (1523). De regreso a España comenzó a estudiar (ya con 33 años) para poder afrontar mejor su proyecto de apostolado, en las universidades de Alcalá de Henares, Salamanca y París.
Las primeras actividades de San Ignacio de Loyola difundiendo el método de los ejercicios espirituales le hicieron sospechoso de heterodoxia (asimilado a los «alumbrados» o a los seguidores de Erasmo): en Castilla fue procesado, se le prohibió la predicación (1524) y hubo de interrumpir sus estudios.
En cambio en París (1528-34), donde se graduó como maestro en Artes (aunque no terminó los estudios de Teología), San Ignacio de Loyola consiguió reunir un grupo de seis compañeros a los que comunicó sus ideas y con los que sembró el germen de la Compañía de Jesús, haciendo juntos votos de pobreza y apostolado en la Cueva de Montmartre. Ante la imposibilidad de marchar a hacer vida religiosa en Palestina, por la guerra contra los turcos, se ofrecieron al papa Pablo III, quien les ordenó sacerdotes (1537).
En los años siguientes se dedicaron al apostolado, la enseñanza, el cuidado de enfermos y la definición de una nueva orden religiosa, la Compañía de Jesús, cuyos estatutos aprobó el papa en 1540; San Ignacio de Loyola, cuyo fervor y energía inspiraban al grupo, fue elegido por unanimidad su primer general.
La Compañía reproducía la estructura militar en la que Ignacio había sido educado, pero al servicio de la propagación de la fe católica, amenazada en Europa desde las predicaciones de Lutero; las Constituciones que Ignacio le dio en 1547-50 la configuraron como una orden moderna y pragmática, concebida racionalmente, disciplinada y ligada al papa, para el cual resultaría un instrumento de gran eficacia en la «reconquista» de la sociedad por la Iglesia en la época de la Contrarreforma católica.
Aquejado de graves problemas de salud, San Ignacio de Loyola alcanzó a ver, sin embargo, en sus últimos años de vida, la expansión de la Compañía por Europa y América, con una fuerte presencia en la educación de la juventud y en el debate intelectual, en el apostolado y en la actividad misionera (destacando la labor en Asia de Francisco Javier). Muerto Ignacio, le sucedió como general de los jesuitas su más estrecho colaborador, el castellano Laínez. Fue canonizado en 1622 por Clemente XV.


viernes, 29 de julio de 2011

Una catequesis de Comunión y Conversión


Días atrás publiqué una reflexión sobre el valor de la comunión temprana. Hoy leyendo el libro "Dichos, hechos y lecciones", del Beato Manuel González, encontré una anécdota que me parece digna de ser conocida por todo catequista. El protagonista es un niño de apenas cinco años, que había ya recibido a Jesús Eucaristía. Léanla con cuidado y a continuación les dejo un comentario.

“Recreábame días pasados recibiendo las deliciosas confidencias de un feliz comulgante de cinco años, vivo, gracioso y penetrante.
-Oye (le decía yo entre serio y broma), ¿y aquellas mentirillas y rabietas y malos modos y caprichitos y respuestas de “no me da la gana” con gestos de vinagrillos?
Y con un semblante a la par grave, candoroso y humilde me dice recalcando cada palabra:
-¡Eso… era… antes! … ¡Cuando yo no comulgaba!
Os digo la verdad que la salida del chiquitín me supo a sermón, a sentencia, a reproche… ¡Que!, ¿no debiera nuestra comunión dividir nuestra vida en dos partes completamente distintas y opuestas?
¡Con que asombro se enterará ese niño, andando la vida, que no pocos de los que comulgan son los mismo que eran antes de comulgar …!
Chicos y grandes comulgantes, por honor y por justicia y por gratitud al Jesús Santísimo de nuestras comuniones , ¿vamos a ser después de cada una un poco más buenos de lo que éramos antes?

Cuántas veces nos hemos lamentado sobre ese divorcio entre la fe y la vida. Pero está claro que aquel niño había entendido que van unidas y que es Jesús Sacramentado quien hace posible esa unión. No podemos seguir siendo lo mismo después de comulgar porque en efecto ya no somos lo mismo. Recibir a Cristo implica un cambio profundo de nuestro ser, un cambio que inicia con la Primera Comunión y que se desarrolla con todas las que vienen después. Nos convertimos en otros cristos. Pero, como siempre Dios respeta nuestra libertad, y dependerá de nuestra docilidad a la gracia de Dios y las inspiraciones del Espíritu Santo.

Esa es una de las razones por la cual hemos de esmerarnos tanto en la catequesis. Una buena educación de la fe, una esmerada formación de esas almas que el Señor nos confía, harán una gran diferencia. Cada comunión será un paso más adelante en la tarea de la conversión.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuracatequista

jueves, 28 de julio de 2011

INSTRUCTIVO PARA ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS EN LA ARQUIDIOCESIS DE QUITO


Informamos a los catequistas de la Arquidiócesis de Quito del siguiente documento enviado a Establecimientos Educativos como instructivo, tomamos las resoluciones:
“Recordando que la referencia necesaria de la catequesis es la parroquia y a ella deben asistir niños, jóvenes y adultos que residen en el territorio parroquial; y tomando en cuenta el itinerario catequético propuesto por la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, y asumidos por la Arquidiócesis de Quito, el Arzobispo por medio del Departamento de Catequesis dispone:

1.       Se debe diferenciar la catequesis ya que es una educación progresiva de la fe, de una clase de religión que es una instrucción religiosa, la catequesis es una vivencia de fe para toda la vida.
2.       En cuanto a los establecimientos de educación, iniciar la catequesis en el Sexto año de Educación Básica para que el sacramento de la Primera Comunión sea administrado en el Séptimo año. Asimismo que la preparación al sacramento de la Confirmación  se inicie en Octavo, para que sea administrado al finalizar Noveno año de Educación Básica.
3.       Los establecimientos que solo tienen Séptimo año de Educación Básica, únicamente prepararán a sus alumnos para celebrar el sacramento de la  Eucaristía. (Primera Comunión). Para la preparación a la Confirmación deben asistir a la propia parroquia.
4.       Que toda catequesis sea coordinada y apoyada por y con el Párroco del lugar donde se encuentra el establecimiento, para que haya una unidad de criterios entre parroquia, capellán y establecimientos educativos.
5.       La catequesis en las instituciones educativas sea solamente para los niños de dicha institución educativa, invitándoles a que vivan su compromiso cristiano en sus parroquias.
6.       En la catequesis el cobro de valores no se justifican por lo tanto no se debe cobrar por la preparación ni los sacramentos, ni exigir ajuares (vestido, fotos, DVD) nos duelen los abusos que se dan, puede ser una colaboración voluntaria.
7.       S pide a los catequistas estén debidamente preparados y no ser remunerados.
8.       Que en cuanto a los libros de texto sean los de Catequesis Familiar elaborados por la Arquidiócesis.
9.       A la vez que el Sacramento de la Confirmación se administre en las instituciones educativas  entre semana, de preferencia entre jueves y viernes con previa solicitud a  la Curia por el Sacerdote responsable.
10.   Antes de iniciar el proceso de catequesis todos los establecimientos deben contar con la licencia del Departamento de Catequesis”.

La importancia de la devoción en la Primera Comunión - Los "Por qué" de la catequesis

Muchas veces me preguntan por qué no permito sacar fotos durante la Misa de las primeras comuniones. Y la respuesta es bastante concreta: no debemos distraer a los niños mientras van a recibir a Jesús Sacramentado. Claro que es una respuesta lógica, pero detrás de ella hay una verdad doctrinal muy importante ligada al fruto espiritual del sacramento.

Debemos recordar que todo sacramento produce dos tipos de fruto: el que depende sólo del mismo sacramento y el que depende de la disposición que tenga quien lo recibe. Siempre que recibimos la comunión recibimos toda la gracia que el sacramento produce de suyo. Y así sucede con cada uno de los demás sacramentos. Aún una comunión recibida mecánicamente producirá en quien la recibe ese fruto “ex opere operato”.

Por el contrario, quien no prepara su espíritu para recibir un sacramento, aunque siempre podrá recibir el fruto “ex opere operato”, perderá buena parte sino la totalidad del fruto “ex opere operantis”, es decir aquel fruto que se recibe sólo si se está verdaderamente dispuesto.

La preparación que hacemos en la catequesis no es solamente doctrinal. Nuestro objetivo es acercar a los catequizandos a Dios, ayudarles a crecer en la fe, a tener un encuentro personal con Cristo. Si hemos cumplido con esa misión, al llegar el día de la primera comunión, nuestros pequeños estarán con toda la disposición espiritual para acoger a Jesús Sacramentado. Nuestra tarea como catequistas será cuidar esa disposición, esa devoción que se ha ido cultivando en el corazón de cada catequizando. Si la ceremonia se transforma en una “fiesta de pueblo”, llena de barullo, gente que no sabe ni donde está, fotógrafos por doquier, compitiendo unos con otros para ver quien logra sacar la foto en el momento que el niño saca la lengua … habremos perdido mucho de lo cultivado hasta entonces.

Me pregunto de qué servirá entonces tener la bendita foto del momento en que el niño recibió la Eucaristía por primera vez, si el precio fue hacerle perder el fruto espiritual que con tanto empeño se había procurado que ganara. No creo que valga la pena.

Padre, padrinos y catequistas tenemos el deber de acompañar a quienes se acercan a recibir un sacramento con nuestra oración y nuestro testimonio. Será así que le ayudaremos a ganar todas las gracias que Dios le quiera regalar. Hagamos de cada celebración un encuentro con Dios y habremos hecho el mejor de los bienes a nuestros catequizandos.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuracatequista

miércoles, 27 de julio de 2011

Horarios escuelas de verano para catequistas de la Arquidiócesis de Quito zona norte, "Cotocollao"

ZONA PASTORAL NORTE COTOCOLLAO


Lugar:             Parroquia “REINA DEL MUNDO” DE CARCELEN
Fechas:           Sábados: 06 / 13 / 20/ 27 de Agosto

Horario:         De 08h00 a 12h30
Valor:             USD 4.oo
INFORMES:

  • P. Iván Sari  099500503

  • Luis Obando Telf. 099661849; 3300160


TALLER 1

1.       Dios nos llama a ser catequistas.
2.       La Palabra de Dios en la vida del catequista.
3.       Metodología y planificación catequética y manejo de textos.
4.       Pedagogía catequética.

TALLER 2
1.       Catequesis y Sacramentos.
2.       El catequista hoy.
3.       Manejo de textos de catequesis.
4.       Métodos audiovisuales en la catequesis.

TALLER 3

1.       Planificación temática del trabajo con padres de familia.
2.       Métodos para trabajar con padres de familia.
3.       Métodos de oración para catequistas.
4.       Métodos de oración para la catequesis.

FECHAS A REALIZARSE

1.-  06 DE AGOSTO
2.-  13 DE AGOSTO
3.-  20 DE AGOSTO
4.-  27 DE AGOSTO
ITINERARIO

08h00 a 08h30        Animación - Oración
08h30 a 10h00        Tema: Primera Parte
10h00 a 10h30        Refrigerio
10h30 a 12h00        Tema: Segunda Parte
12h00 a 12h30        Celebración

NOTA: las inscripciones se receptarán hasta el viernes 5 de agosto. (Es importante tener su inscripción a tiempo para la coordinación logística).

Tips para el primer encuentro de catequesis


Nadie duda de la importancia del primer encuentro de catequesis. Yo personalmente no me limitaría sólo al primero, aunque la primera impresión siempre cuenta. Creo que los primeros encuentros definen mucho de la relación que surgirá entre los catequizandos y el catequista. De ahí la importancia de cuidar ciertos detalles que podrían ayudarnos a poner los mejores cimientos a nuestra labor catequética. Hoy quisiera sugerirles dos “tips”.

Primer “tip”: el nombre
Muchos que saben de liderazgo y técnicas grupales afirman que no hay palabra que más nos guste oír que nuestro propio nombre. Es clave que el catequista encuentre la manera de conocer y aprender los nombres de cada uno de sus catequizandos. Si el grupo es muy numeroso o el catequista no tiene muy buena memoria, lo mejor será aprenderse el nombre de los “extremos”, es decir, de los más inquietos o de los demasiado quietos. Al saber el nombre de los inquietos les podrá llamar al orden. Sabiendo el de los demasiado quietos, al llamarlos por su nombre, les dará la confianza que les ayudará a irse desenvolviendo.

Lo usual es que los catequizandos no se conozcan entre sí y eso da cierta ventaja inicial al catequista. Seguramente un grupo en el cual sus miembros aún no tienen familiaridad será más fácil de “gobernar”. Normalmente uno es más cauto cuando se mueve en un nuevo ambiente. Parte del primer encuentro se debe utilizar en ayudarlos a conocerse, a través de las consabidas presentaciones. Existen varias dinámicas que nos pueden servir para el efecto. Es esencial que el catequista aproveche el momento para ir memorizando todos los datos que pueda de cada uno de sus discípulos, en especial el nombre. 

Si el caso es que los miembros del grupo ya se conocen entre sí, la cosa cambia un poco en desventaja para el “nuevo” que es el catequista. Esta experiencia no tan común me la tocó vivir justamente este año y déjenme decirles que aunque dificulta el inicio, luego se transforma en una ventaja. En este caso parece más recomendable poner un poco más de énfasis en la presentación del catequista. Seguro que un testimonio de fe o una anécdota con moraleja se mostrarán muy útiles. La presentación de los catequizandos podría ser a través del diálogo sobre sus expectativas sobre el nuevo año lectivo o sobre lo aprendido en la catequesis anterior. Siendo que entre ellos se conocen, no será difícil que compartan y dialoguen.
Hasta el Cielo.
P. César Piechestein
elcuracatequista

martes, 26 de julio de 2011

Conseguir la atención de los catequizandos - Tips para la Catequesis

“Diríase que el alma, como el cuerpo, tiene su boca; y así como éste, con la boca cerrada, ni come ni bebe, el alma si no abre su boca, no recibe ni pasa nada, y así como la necesidad o el apetito hace abrir la boca de carne, la atención abre la boca del alma.” (Dichos, hechos y lecciones, Beato Manuel González)

Uno de los retos más grandes en la catequesis es conseguir la atención de los catequizandos. Habrá que tener claro que, aunque el encuentro de catequesis pueda durar una hora u hora y media, el tiempo que los niños prestan de atención es muchísimo menor. Es decir que serán apenas 10 o en los mejores casos hasta 15 minutos de atención lo que nos regalarán. Esos son momentos preciosos donde hemos de procurar transmitir el mensaje central del encuentro. El tiempo restante nos debe servir para reforzar la idea central, a través de distintas técnicas y dinámicas.

Pero de cómo ganar esa atención es que quiero hablarles hoy. Aunque cada realidad es distinta creo que hay algunos puntos que sirven en manera general:

- La disposición del grupo: Parecería algo no tan importante, pero lo es. Yo recomiendo el círculo porque permite un visión total del grupo, se da el contacto visual entre todos. Cierto es que los grupos numerosos dificultan ésta disposición, pero la otra opción es la de “escuela” y no creo sea la más adecuada.

- El catequista: El mejor instrumento didáctico del catequista es él mismo. El tono de su voz, las expresiones de su rostro, los movimientos del cuerpo, serán siempre elementos importantes para llamar la atención. Un catequista “plano” terminará por aburrir rápidamente a su auditorio y por lo tanto perderá su atención.

- Paciencia al principio: El silencio del grupo no siempre significa que tenemos su atención. Sus ojos fijos en el catequista y la expresión de su rostro nos demostrarán si están siguiendo la explicación. Eso se consigue cuando el catequista representa para ellos una persona a la que les interesa escuchar. Llegar a representar eso en los niños no es tan fácil, así que habrá que ser pacientes. No caer en la tentación de querer caer simpático dejándoles hacer lo que les apetece, ni en el opuesto de imponer “orden” a fuerza de gritos o malas caras. “Ni tanto que queme el santo, ni poco que no lo alumbre”. Una vez que nos hemos ganado su corazón (y en ello interviene Jesús) nos darán su atención tranquilamente. Habrá que mostrar cuál es nuestro “objetivo” y nuestra “motivación”, una vez que comprendan lo que mueve al catequista lo escucharán voluntariamente. Todo eso requiere tiempo, por lo tanto habrá que “ganarse” la voluntad de los niños en los primeros encuentros, para tener su atención en los siguientes.

“La atención de los niños está en proporción directa del SILENCIO y del GUSTO con que asistan. Es decir, la boquita de carne cerrada y la cara alegre, ¡cómo abren de par en par la boca del alma! Pero, oídlo bien: Las dos cosas juntas!; una sin otra no producen el resultado apetecido.”(Beato Manuel González)

Creo que sobre este tema hay mucha “tela que cortar” así que seguiremos profundizando en él más adelante. Por ahora los saludo y los encomiendo para que puedan lograr la tan deseada atención de sus catequizandos.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuracatequista

lunes, 25 de julio de 2011

Partes de la Misa, breve catequesis

Horarios escuelas de verano para catequistas de la Arquidiócesis de Quito dos zonas


ESCUELAS ARQUIDIOCESIS

VERANO 2011

VALLE DE LOS CHILLOS



31 julio


1 nivel
cristología

Luis Obando


2 nivel
espiritualidad

M. Claudia

3 nivel
Sacramentos

Victo Hugo


07 agosto


1 nivel
liturgia

Germán

2 nivel
sacramentos

Sonia

3 nivel
Liderazgo

Yolanda

14
Agosto


1 nivel
liturgia

Germán

2 nivel
sacramentos

Sonia

3  nivel
Liderazgo

Yolanda

21
Agosto


1  nivel
pedagogía

Omar

2 nivel
biblia

María
Claudia

3 nivel
liturgia

Hno.
Ángel

28
Agosto


1 nivel
Pedagogía

Omar

2 nivel
biblia

María
Claudia

3 nivel
liturgia

Hno. Ángel


31 julio




07 agosto


Pro
espiritualidad

Omar

14
Agosto


Pro
Biblia

Luis
Obando

21
Agosto


Pro
Metodología

Silvana

28
Agosto


Pro
liturgia

Martha
María




















SAN BLAS


10
Julio


1 nivel
sacramentos

Víctor
Hugo

2 nivel
liturgia

Germán

3 nivel
Sacramentos

Sonia

07
Agosto


1 nivel
sacramentos

Víctor
 Hugo

2 nivel
Psi. Evolutiva

Javier
Castillo

3 nivel
liturgia

Hno. Ángel

14
      Agosto


1 nivel
moral

Pilar

2 nivel
Psi. Evolutiva

Javier Castillo

3 nivel
Liturgia

Hno. Ángel

21
agosto

1 nivel
moral

Pilar

2 nivel
Realidad- Doctrina social

Luis
Obando

3 nivel
Biblia

Daniel
Cevallos

28
agosto

1 nivel
liturgia

Germán

2 nivel
Realidad- Doctrina social

Luis
Obando

3 nivel
Biblia

Daniel
Cevallos

San Romero de América

Home   »   poéticas    »   san romero de américa, pastor y mártir nuestro, por pedro casaldáliga san romero de américa, pastor y m...