lunes, 24 de marzo de 2014

El vía crucis cinco

El VÍA CRUCIS - Parte 5

El Vía Crucis - Parte 5

12º Estación: Jesús muere en la cruz

Jn 19, 28-30
Después de esto, como Jesús sabía aque ya todo se había cumplido, y para que se cumpliera la Escritura, dijo: - Tengo sed.
Había allí un vaso de vino agrio. Empaparon una esponja en el vino, la ataron a una rama de hisopo y se la aceraron a la boca.
Jesús  bebió el vino agrio, y dijo: - Todo está cumplido.
Luego inclinó la cabeza y entregó el espíritu.

13º Estación: Bajan a Jesús de la cruz


Jn 19, 31-34
Era el día antes de la Pascua, y los judíos no querían que los cuerpos quedaran en las cruces durante el sábado, pues precisamente aquel sábado era muy solemne. Por eso le pidieron a Pilato que ordenara quebrar las piernas  a los crucificados y que quitaran de allí los cuerpos. Los soldados fueron entonces y le quebraron las piernas al primero, y también al otro que estaba crucificado junto a Jesús. Pero al acercarse a Jesús, vieron que ya estaba muerto. Por eso no le quebraron las piernas. Sin embargo, uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza, y al momento salió sangre y agua.

14º Estación: Jesús es sepultado

Jn 19, 41-42
En el lugar donde crucificaron a Jesús  había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo donde todavía no habían puesto a nadie. Allí pusieron el cuerpo de Jesús, porque el sepulcro estaba cerca y porque ya iba a empezar el sábado de los judíos.

El vía Crucis cuatro

El VÍA CRUCIS - Parte 4

El Vía Crucis - Parte 4

9º Estación: Jesús cae por tercera vez

Is 53, 7-8b
Fue maltratado, pero se sometió humildemente, y ni siquiera abrió la boca; lo llevaron como cordero al matadero, y él se quedó callado, sin abrir la boca, como una oveja cuando la trasquilan. Se lo llevaron injustamente, y no hubo quien lo defendiera; nadie se preocupó de su destino.

10º Estación: Jesús es despojado de su ropa

Sal 22, 17-19
Como perros, una banda de malvados me ha rodeado por completo; me han desgarrado las manos y los pies. ¡Puedo contarme los huesos! Mis enemigos no me quitan la vista de encima; se han repartido mi ropa entre sí, y sobre ella echan suertes.

11º Estación: Jesús es clavado en la cruz

Lc 23, 33-34. 38
Cuando llegaron al sitio llamado La Calavera, crucificaron a Jesús y a los dos criminales, uno a su derecha y otro a su izquierda. Y había un letrero sobre su cabeza, que decía: Éste es el rey de los judíos.

El vía Crucis tres

El VÍA CRUCIS- parte 3


  
 
El Vía Crucis - Parte 2
6º Estación: La Verónica enjuga el rostro de Jesús
Is 50, 6-7
Ofrecí mi espalda para que me azotaran y dejé que me arrancaran la barba. No retiré la cara  de los que me insultaban y escupían.  El Señor es quien me ayuda: por eso no me hieren los insultos; por eso me entrego firme como una roca, pues sé que no quedaré en ridículo.
7º Estación: Jesús cae por segunda vez
1 Pe 2, 23-24
Cristo mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, para que nosotros muramos al pecado y vivamos una vida de rectitud. Cristo fue herido para que ustedes fueran sanados. Pues ustedes andaban antes como ovejas extraviadas, pero ahora han vuelto a Cristo, que los cuida como un pastor y vela por ustedes.
8º Estación: Jesús consuela a las mujeres de Jerusalén
Lc 23, 27-28.31
Lo seguían muchos del pueblo y un buen número de mujeres, que se golpeaban el pecho y se lamentaban por él.
Pero Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: "¡Hijas de Jerusalén!, no lloren por mí; lloren más bien por ustedes y por sus hijos. Porque si así tratan a la leña verde, ¿qué será de la leña seca?

El vía Crucis dos

El VÍA CRUCIS - Parte 2



El Vía Crucis- Parte 2
3º Estación: Jesús cae por primera vez
(Lam 3, 1-7)
Soy el hombre que ha visto la aflicción bajo el látigo de su furor. Me ha llevado y me ha hecho caminar en tinieblas y sin luz. Contra mi vuelve y revuelve su mano todo el día. Mi carne y mi piel ha consumido, ha quebrado mis huesos. Ha levantado contra mi en asedio tortura y amargura. Me ha hecho morar en tinieblas, como a los muertos de antaño. Me ha tapiado, no puedo salir, me ha echado pesadas cadenas.

4º Estación: Jesús se encuentra con su madre
(Lc 2, 34-35)
Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: "Éste está puesto para caida y elevación de muchos en Israel, y como signo de contradicción ­¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!­ a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.

5º Estación: El cireneo ayuda a Jesús a cargar la cruz
(Mc 15, 21-22)
Y lo obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre de Alejandro y de Rufo a que llevara su cruz. Le conducen al lugar del Gólgota, que quiere decir: Calvario.

El Vía Crucis

El Vía Crucis

1º Estación: Jesús es condenado
(Lc 23, 20-25)
Pilato volvió a dirigirles la palabra con la intención de poner en libertad a Jesús.
Pero ellos seguían gritando: "¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!"
Por tercera vez les dijo: "¿Qué mal ha hecho este hombre? No encuentro en él nada que merezca la muerte. Después de darle un escarmiento, lo dejaré en libertad". 
Pero ellos insistían a gritos, reclamando que fuera crucificado, y el griterío se hacía cada vez más violento. 
Al fin, Pilato resolvió acceder al pedido del pueblo.Dejó en libertad al que ellos pedían, al que había sido encarcelado por sedición y homicidio, y a Jesús lo entregó al arbitrio de ellos.

2º Estación: Jesús carga la cruz
(Jn 19, 17)
Jesús, cargando sobre sí la cruz, salió de la ciudad para dirigirse al lugar llamado "del Cráneo", en hebreo, "Gólgota".

Dibujos para la Semana Santa, Catequistas


viernes, 21 de marzo de 2014

Los Sacramentos en dibujos y explicación

LOS SACRAMENTOS

Los sacramentos fueron instituidos por Cristo. Son signos sagrados visibles de realidades invisibles en los que los cristianos podemos experimentar la presencia de Dios que sana, perdona, alimenta, fortalece y capacita para amar, ya que en ellos actúa la gracia de Dios.

Los sacramentos de la Iglesia son 7:

-Sacramentos de iniciación:

1. Bautismo: Nos une a Jesucristo. Nos introduce en su muerte salvífica en la cruz, y por ello nos libera del poder del pecado original y de todos los pecados personales, y nos permite resucitar con él a una vida sin fin. En el bautismo nos convertimos en miembros del Cuerpo de Cristo, la Iglesia, en hermanos y hermanas de nuestro Salvador e Hijo de Dios.

2. Confirmación: Después del bautismo, aquel que elige libremente por una vida como hijo de Dios, pide el don del Espíritu Santo que da la fuerza para ser testigo del amor y del poder de Dios con palabras y obras. Quien se confirma se transforma en un miembro pleno y responsable de la Iglesia Católica.

3. Comunión: En este sacramento Jesús se entrega a sí mismo por nosotros en su Cuerpo y Sangre, para que también nosotros nos entreguemos a él con amor y nos unamos a él en la Sagrada Comunión y a su único Cuerpo que es la Iglesia.
Cada Sagrada Comunión nos une más íntimamente con Cristo, nos convierte en un miembro vivo de su Cuerpo, nos renueva las gracias que hemos recibido en el bautismo y en la confirmación, y nos fortalece en la lucha contra el pecado.

-Sacramentos de curación:

4. Reconciliación o penitencia: Es el sacramento que nos permite reconciliarnos continuamente con Dios cada vez que sentimos que lo hemos ofendido.

5. Unción de los enfermos: Se unge la frente y las manos del enfermo con un óleo sagrado, acompañando todo con las oraciones correspondientes, esto para otorgar consuelo, paz, y ánimo al enfermo, y para unirlo de un modo íntimo con Cristo.

-Sacramentos al servicio de la comunidad y de la misión:

6. Orden Sagrado: Mediante este sacramento el sacerdote recibe como don del Espíritu Santo una fuerza particular y una misión a favor de sus hermanos en la fe.

7. Matrimonio: Sólo tiene lugar cuando un hombre y una mujer libremente quieren vivir juntos el amor, ser fecundos y así convertirse en signo del mismo Dios. Se lleva a cabo mediante una promesa hecha ante Dios y ante la Iglesia que es aceptada y sellada por Dios.

Tomado del YOUCAT

martes, 18 de marzo de 2014

Compromiso en la Catequesis

Todos los que somos catequistas estamos unidos por una misión y una vocación común, que en un momento extraordinario de nuestra vida nos inclino a esta aventura que nos hace felices y que inexplicablemente nos gusta y se renueva año tras año.

Sin embargo hace poco tuvimos un encuentro de catequistas que fue un momento de alegría de compartir, de oración etc. Pero me sorpendí ver que no es el mismo compromiso, ni la misma vocación, ni seriedad, en los catequistas que asistieron a a este encuentro. Jesús es el mismo, la Iglesia es la misma, el mensaje es común, a la hora de hablar todos parecen caminar en este mismo sentido.

Pero no todos los catequistas hacían oración, ni comulgan, ni trabajan responsablemente en los temas que se trataron, muchos estaban ahí como una especie de "vacaciones", en fin no hay un serio y total compromiso, me pregunté ¿por qué? si decimos que somos catequistas.

Y la respuesta es clara: NO LE CONOCEN A JESÜS,  y como no lo conocen NO LO AMAN.

Le siguen a Jesús "a su modo" a la carta, como en un menu, toman lo qu emás les gusta y les conviene... y tienen muchos argumentos para defender esto.

En Filipenses 2, 21 " Todos buscan sus propios intereses no los de Jesucristo", se  quejaba ya san Pablo, y la verdad si; buscamos nuestros intereses: Sentirnos bien, no comprometerse, no dar mucho tiempo, no cansarse mucho, tengo sueño que pesada esta charla, mi familia esta primero y ni se diga mi trabajo, y así entre un sin número de NOS, y restricciones, nuestra vocación y misión de catequista se hace cada vez como la gelatina, blanda sin fuerza.

Marcos 1,16-20 "Pasando Jesús junto al lago de Galilea, vío a Simón y a su hermano Andrés que estaban echando las redes en el lago, pues eran pescadores. Jesús les dijo: <Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres>. Ellos dejaron inmediatamente las redes y le siguieron.
Un poco más adelante vio a Santiago, el Zebedeo, y asu hermano Juan. Estaban en la barca reparando las redes. Jesús los llamó también; y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con sus trabajadores, se fueron con él"

Jesús los llamo, porque seguramente ya conocía a Simón y a su hermano Andrés, y esa reacción siempre me ha llamdo la atención "Ellos dejaron inmediatamente las redes y le siguieron" nosotros dejamos inmediatamente "todo" y le seguimos, esta claro que no, siempre hay un pero... y si profundizamos más Jesús también vio a Santiago y su hermano Juan y de igual forma dejaron todo incluso a su padre Zebedeo, pero ojo  no llamo a Zebedeo ni a los trabajadores ¿por qué? seguramente estos no conocían a Jesús como los llamados, no confiaban en él, no era para tanto, primero estaban su vidas, estaban ocupados.... y no insistieron,  se quedaron callados en la barca.. mirando asombradors como se iban los que hsta hace unos momentos era iguales a ellos... y así su vida paso sin ningún sentido.

¿Dónde estás catequista? en los que lo siguieron o entre esos trabajadores que se quedaron en la barca?


Con alegría!

Omar Mantilla Muñoz

LOS 5 MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA





LOS 5 MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA

1. Oír misa entera todos los domingos y fiestas de guardar.
2. Confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte, y si se ha de comulgar.
3. Comulgar al menos por Pascua de Resurrección.
4. Ayunar y abstenerse de comer carne cuando manda la Santa Madre Iglesia.
5. Ayudar a la Iglesia en sus necesidades.

Salmo 16... Catequistas


“¡Muéstrame las maravillas de tu misericordia!”
Muéstrame, Señor. Tus obras son patentes, pero yo soy ciego y olvidadizo, y necesito que me las vuelvas a mostrar, que me las recuerdes, que me las hagas reales. Tu misericordia es tu amor, y si yo vivo es porque tú me amas. Cada palabra de tus escrituras y cada instante de mi existencia es un mensaje de amor que me envías en cuidado constante de mi efímera vida. Y tu misericordia es también tu perdón cuando yo te fallo y te vuelvo a fallar, y tú me acoges una y otra vez con incansable piedad. Solo tengo que aprender a reconocer tu sello en mi vida para entender tus maravillas.
Y le que entiendo como mayor maravilla de tu misericordia es la confianza que me das de poder aparecer ante ti con la frente erguida y el corazón tranquilo. Yo nunca hubiera osado pronunciar las palabras que hoy pones tú en mis labios en este Salmo: “Aunque sondees mi corazón visitándolo de noche, aunque me pruebes al fuego, no encontrarás malicia en mí.” Es verdad que no deseo hacer el mal, pero también es  verdad que el mal anida en mí y hago sufrir a los demás y te entristezco a ti y tú lo sabes muy bien y te dueles de mi dolor. Pero también es verdad, y me gozo en recibir de ti esta gracia ahora, que no soy malo en el fondo, que quiero hacer el bien, y que me alegra poder hacer algo por los demás y servirlos en tu nombre. Yo no soy inocente, pero tu misericordia me hace inocente, y ese gesto tuyo de borrar mi pasado y limpiar mis fondos me llena de alegría ante la responsabilidad de mi vida y la realidad de tu amor. Bendita sea tu misericordia que me abre las puertas del creer.
Ahora puedo acabar el Salmo con confianza: “Con mi oración vengo a tu presencia, y al despertar me saciaré de tu semblante.”

martes, 11 de marzo de 2014

Oraciones para Cuaresma


Libra mis ojos de la muerte

Libra mis ojos de la muerte
dales la luz que es su destino.
Yo, como el ciego del camino,
pido un milgro para verte.
 
Haz de esta piedra de mis manos
una herramienta constructiva;
cura su fiebre posesiva
y ábrela al bien de mis hermanos.
 
Que yo comprenda, Señormío,
al que se queja y retrocede;
que el corazón no se me quede
desentendidamente frío.
 
Guarda mi fe del enemigo
(¡tantos me dicen que estás muerto…!)
Tú que conoces el desierto,
dame tu mano y ven conmigo. 
 
  • José Luis Blanco Vega, sj
     
     

    Tu cruz... mi vuelo

    En tu cruz, Señor,  
    sólo hay dos palos, 
    el que apunta como una flecha al cielo 
    y el que acuesta tus brazos.
      
    No hay cruz sin ellos  
    y no hay vuelo. 
    Sin ellos no hay abrazo 
    Abrazar y volar. 
    Ansias del hombre en celo. 
    Abrazar esta tierra 
    y llevármela dentro. 
    Enséñame a ser tu abrazo. 
    Y tu pecho. 
    A ser regazo tuyo  
    y camino hacia Ti 
    de regreso. 
    Pero no camino mío, 
    sino con muchos dentro. 
    Dime cómo se ama 
    hasta el extremo. 
      
    Y convierte en ave 
    la cruz que ya llevo. 
    ¡O que me lleva! 
    porque ya estoy en vuelo.
    • Ignacio Iglesias, sj
     

jueves, 6 de marzo de 2014

La oración del AVE MARÍA en imagenes


 
Ave María:
Dios te salve, María, llena eres de gracia;
el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

«Recuerden que el Ave María es la más her­mosa de todas las ora­ciones, des­pués del Padrenuestro. El Ave María es el más per­fecto sa­ludo que pueden di­rigir a María. Es, en efecto, el sa­ludo que el Altísimo le envió por medio de un ar­cángel para con­quistar su co­razón y fue tan po­de­roso sobre el co­razón de María que, no obs­tante su pro­funda hu­mildad, ella dio su con­sen­ti­miento a la Encarnación del Verbo. Con este sa­ludo de­bi­da­mente re­ci­tado tam­bién ustedes con­quis­ta­rán in­fa­li­ble­mente su corazón.»

San Luis María Grignon de Montfort

Oración de Comunión, para niños





Oración simple para rezar antes de hacer la comunión, de recibir a Jesús en la Eucaristía 
(oración para niños):

miércoles, 5 de marzo de 2014

Curso de Biblia para Catequistas en Quito - Ecuador


LOS CUATRO EVANGELISTAS: SAN MATEO, SAN MARCOS, SAN LUCAS Y SAN JUAN



En el primer siglo, los cristianos vieron la necesidad de tener su propia literatura escrita, en donde se preservaran de manera más fiel y permanente las tradiciones recibidas en forma oral. El año exacto en que se redactó cada uno de los evangelios es difícil de precisar. Fue probablemente en el siglo II cuando en las copias de los evangelios se hizo común ponerles los títulos con los nombres de los evangelistas. Los autores cristianos de esa época muestran que fue entonces cuando se difundió la tradición acerca de los nombres de los autores. Los evangelios, como toda obra literaria, tuvieron indudablemente sus autores, sin embargo, pertenecen a un tipo de literatura en la que, más que la actividad creadora y original de un autor, cuenta la utilización de tradiciones conservadas en una o varias comunidades.

Evangelio según san Mateo: Se atribuye a Mateo, el apóstol de Jesús que había sido recaudador de impuestos. Ese evangelio, en muchas de sus expresiones y temas preferidos, muestra una especial cercanía al pensamiento hebreo. Tanto el autor como sus primeros lectores fueron, sin duda, personas familiarizadas con el Antiguo Testamento y con muchas de las tradiciones judías.

Evangelio según san Marcos: Es el más antiguo. A este autor se lo identifica con el personaje del mismo nombre que se menciona en Hch 12, 12 y que aparece mencionado en las cartas de Pablo. La tradición dice que este evangelio fue escrito en roma, después de la muerte de Pedro y Pablo, y que los lectores a quienes se destinó en primer lugar este evangelio eran cristianos no judíos, posiblemente romanos.

Evangelio según san Lucas: Forma una unidad literaria y teológica con el libro de los Hechos de los Apóstoles, por ello se afirma que el autor es el mismo. Sin duda el autor de este evangelio era de lengua griega, y el evangelio parece estar destinado sobre todo a lectores cristianos de origen no judío. Se lo atribuye a Lucas, compañero de san Pablo, al que se le llama el médico amado.

Evangelio según san Juan: Este evangelio menciona en varios lugares a un discípulo a quien Jesús quería mucho, pero en ninguna parte dice su nombre. Desde el siglo II este discípulo ha sido identificado con el apóstol Juan, hijo de Zebedeo, al que se le atribuye la autoría de este evangelio.
Es opinión generalmente aceptada que el evangelio de Juan fue redactado después de los otros tres evangelios, a fines del siglo I. Puede pensarse que este evangelio representa el resultado de una larga reflexión y transmisión del mensaje de salvación en comunidades que tuvieron que sostener duros enfrentamientos con grupos judíos.

Los animales que representan a los cuatro evangelistas tienen su origen en distintos textos bíblicos como Ezequiel y el Apocalipsis, pero también en la interpretación que de ellos hicieron los padres de la Iglesia.

  • Mateo está representado por el hombre por iniciar su Evangelio con la geneaología de Cristo.
  • Marcos está representado con el león porque comienza su Evangelio mencionando a San Juan Bautista como la voz que clama o ruge en el desierto.
  • Lucas está representado con el toro porque inicia su Evangelio con el servicio de Zacarías en el templo, y el toro es un animal de sacrificio.
  • Juan está representado por el águila por ser un Evangelio que muestra una teología superior a las demás.

lunes, 3 de marzo de 2014

Cuaresma 2014


Meditation "I told you"

And the butterfly said: “I told you.”
(Chamalú)
Howlong is it since you last saw a
butterfly flying?
Is it days, months…, years perhaps?
 When was the last time you were
surprised by the flying rainbow
 of weightless
wings in their silent
path of colour and light?
When did you last watch
 a butterfly
alight on a flower andnotice its straight
antennae, its pigeonhole eyes, the tender spiral of its sucking tongue
 skilfully unwinding towards the hidden
nectar in the flower’s heart?
When I was a child I saw butterflies daily, not just in the fields, but in the midst
of the city that was less
 asphalt and more garden than it is today. Only in winter I would miss them, andI
 eagerly expected the
 appearance of the first butterfly as a living certificate of the arrival of spring.
 I would even catch them
 tenderly between my fingers to watch closely the bursting geometry
 of the designs on its wings,
 the life of their
colours and the suppleness of their sails, to let them take flight again after a while,
keeping only between
my fingers the printed memory of the magic powder from their fairy wings.
 That was when I was innocent
 and the air was clean. Now I don’t see any butterflies. Where can they be?
They tell us that a good index to measure the ecological health of a region is
 the number of butterflies
that are seen flying freely in it. If that is so, we are in poor health.
 The butterflies withdraw because
the air is defiled, the grass withers, the flowers depart. And as they leave us,
 they take away
the consolation we had in enjoying their cheerful presence and in
gratefully acknowledging
their precious witness on our live environment. Now they are no more here,
and their absence
emphasises the saddened poverty of the air we breathe and the earth we walk on.
We have lost our character certificate. Retribution will not be long in coming.
What is there in the loss of a butterfly? Losing a butterfly is losing a part of nature,
 losing an heirloom, losing creation.
God generously created a multiplicity of living beings for the company,
service, and joy of man and woman, to show them,
 after he had made them in his own image,
his practical love and hisall-embracing providence.
The paternal heritage that furnishedand embellished
 the house in which the children are to live.
To preserve the family homestead in good keep is sacred duty for each generation.
That is why ecology is virtue,
 and the care of our environment is worship of God. Any loss of our inheritance
 is an offence to the Father who bequeathed it to us.
The loss continues. Plant by plant, butterfly by butterfly, species by species.
The list increases daily. We lose greenery; we lose melody; we lose colour;
 we lose life.
And the loss is irretrievable. The butterfly that once leaves,
never comes back.
 That is why it wants to warn us before itleaves.
It wants to wake us up before it is too late.
The butterfly warns us with its steady withdrawal.
 Every wing missing in our gardens is a danger for our near future.
Let us wake up in time and act upon the message.
Or else, the day will come when the butterfly will not be there
any more to warn us.

The power and the promise



The Psalm is long, but the prayer is short. The long poem softens the sharpness of the pointed appeal. I feel enough confidence with you, Lord, to make first the appeal in all its bluntness, and then to go and lengthen it in the poetry of the psalm. Few psalms touch me more deeply than this one, Lord.

The appeal is clear and definite. You are powerful, Lord, powerful in the skies you have made and on the earth you gave created. No one can resist you, and if you choose not to do something, it is not for lack of power. You are also faithful, and keep the promises you have made. You made a promise to David that his descendants would rule Israel for ever, and you specified that your promise would stand even if the descendants proved not worthy. You declared that David's throne would be firm in Israel as the sun and the moon in the sky. And I know well that Israel is your Church, and David is figure of Jesus. Well then, Lord: The sun and the moon are still there, but David's throne is no more. Jerusalem is destroyed and Israel is defeated. You Church today is attacked by some, abandoned by many and ignored by most. Why is it so?

"I will sing the story of your love, O Lord, for ever;
I will proclaim your faithfulness to all generations.
Your true love is firm as the ancient earth,
your faithfulness fixed as the heavens."


Nice beginning for a frontal attack, isn't it? Did you guess, Lord, what was coming in this psalm after this beautiful opening? Your love is firm, and your fidelity eternal. Surely you love to hear that. Sincere praise from the people who knew you best. And on a point you are sensitive about too: your faithfulness. Your truth that never fails, and your promises that never disappoint. But from this moment you are caught, Lord, by the very words you like to hear. You are faithful and you keep your promises. Why, then, have you not kept your solemn promise to your people and your king?

"The heavens praise your wonders, O Lord...;
in the skies who is there like the Lord?
O Lord God of Hosts, who is like you?
Your strength and faithfulness, O Lord, surround you.
You rule the surging sea, calming the turmoil of its waves.
Yours are the heavens and yours is the earth;
the world with all that is in it is of your foundation.
Strength of arm and valour are yours;
your hand is mighty, your right hand lifted high;
your throne is built upon righteousness and justice,
true love and faithfulness herald your coming."


The rhythm of praise continues. Your power and your strength. Your dominion over land and sea. Everybody acknowledges it from the angels in heaven to the men and women on earth. Nothing can resist you. You are the Lord of history, the master of the human heart. You ordain events and dispose circumstances just as you establish mountains and orbit stars. All is the work of your hands. We have seen you at work and we recognise your sovereignty over all that is. We are proud of being your people, because the is no god like you, Lord.

"Happy the people who have learnt to acclaim you,
who walk, O Lord, in the light of your presence!
You are yourself the strength in which they glory;
through your favour we hold our heads high.
The Lord, he is our shield;
the Holy One of Israel, he is our King."


Your power is our guarantee. Your strength is our boast. We are happy to be the people whose God you are. We rejoice in your glory, and love to retell the story of your wonderful deeds. Your history is our history, and your Spirit is our life. Our destiny on earth as a people is the expression of your divine will, and so we extol your will and venerate your majesty. You are our God and we are your people. And now comes the promise. Wide and generous, firm and immovable. We like to remember every word, to savour every phrase, to witness your solemn oath and to treasure in our memory the charter of our future. Strength to our heart and music to our ears.

"I have sworn to my servant David:
'I will establish your posterity for ever.
I will make your throne endure for all generations.'
I have discovered David my servant,
I have anointed him with my holy oil.
My hand shall be ready to help him,
and my arm to give him strength.
My faithfulness and true love shall be with him,
and through my name he shall hold his head high.
I will maintain my love for him for ever
and be faithful in my covenant with him.
I will establish his posterity for ever
and his throne as long as the heavens endure."


Consoling words from one who is truth itself. Only the nagging doubt remains: If we fail you, if your people prevaricates, if the king proves unworthy of the throne, will that not invalidate the promise and rescind the covenant? And here come the reassuring words from your own mouth.

"If his sons forsake my law
and do not conform to my judgements,
if they renounce my statutes
and do not observe my commands,
I will punish their disobedience with the rod
and their iniquity with lashes.
Yet I will not deprive him of my true love
nor let my faithfulness prove false;
I will not renounce my covenant
nor change my promised purpose.
I have sworn by my holiness once and for all,
I will not break my word to David;
His posterity shall continue for ever,
his throne before me like the sun;
it shall be sure for ever as the moon's return,
faithful so long as the skies remain."


Divine words of infinite comfort. We may fail you, but you will never fail us. If we misbehave we shall bear the punishment, but God's promise will never be broken, the throne will remain safe and David's descendants on it. The oath is sacred and will remain firm for ever. The word of him who made heaven and earth has been pledged on our behalf. Our future is safe.

And yet...

"Yet you have rejected your anointed king,
you have spurned him and raged against him;
you have denounced your covenant with your servant,
defiled his crown and flung it to the ground.
You have put an end to his glorious rule
and hurled his throne to the ground;
you have cut short the days of his youth and vigour,
and covered him with shame."


Shame is all that is left to us. We are your people, your Anointed is your Son and our Lord, his throne is the place he holds in the hearts of men and women and in the ruling of society. And society is not very mindful of your Son today, Lord. There is distant respect and polite regard. But little obedience, scant reverence and limited acceptance. Humankind does not accept your King, Lord, and his throne is not universal. We suffer to see his law disregarded and his person ignored. We are pained to see that things do not seem to improve, on the contrary, men and women drift farther and farther away from your Kingdom, and we do not know how long this will last.

"How long, O Lord, will you hide yourself from sight?
How long must your wrath blaze like fire?
Where are those former acts of your love, O Lord,
those faithful promises given to David?
Remember, O Lord, the taunts hurled at your servant,
how I have borne in my heart the calumnies of the nations;
so have your enemies taunted us, O Lord,
taunted the successors of your anointed king."


And there the psalm ends in abrupt eloquence. There is only a blessing and an Amen tagged on to the end, but that is only the rubric added to mark the end of the Third book of Psalms. The psalm as such ends in the sudden pain of the taunts that we bear. The next word is with you, Lord.

CUARESMA




El tiempo de Cuaresma (Cuaresma significa “cuarenta días”) tiene como finalidad prepararnos para la celebración de la Pascua. El camino que propone la Iglesia es el de la conversión y la penitencia, no como algo negativo o triste, sino fijando la mirada en la alegría de la Resurrección de Cristo. La Cuaresma tiene su origen espiritual en la imagen bíblica del desierto. Por un lado, en el antiguo testamento, la experiencia de los 40 años en el desierto que el pueblo de Israel empleó en su viaje a la tierra prometida después de celebrar la salida de Egipto. Por otro lado, en el Nuevo Testamento, los 40 días de ayuno y oración de Jesús en el desierto que terminó con su victoria  sobre las tentaciones de Satanás. 
La penitencia interior del cristiano puede tener expresiones muy variadas. La Escritura y los Padres de la Iglesia insisten sobre todo en tres formas: el ayuno, la oración y la limosna, porque expresan la conversión con relación a sí mismo (ayuno), con relación a Dios (oración) y con relación a los demás (limosna).
-Ayuno: no es sólo de comida y bebida, sino de todo aquello que nos esclaviza y que no conduce al bien.
-Oración: acercarnos al Padre misericordioso, pedirle perdón de corazón, y pedir su ayuda, ya que sin él, nada podemos.
-Limosna: la práctica de la caridad “cubre la multitud de los pecados” (1 Pedro 4, 8). No es dar lo que me sobra, sino compartir lo que tengo.
El miércoles de ceniza es el comienzo de la Cuaresma; es un día penitencial, en el que manifestamos nuestro deseo de conversión a Dios, por eso, cuando nos imponen la ceniza nos dicen “conviértete y cree en el Evangelio”. La ceniza es polvo, símbolo de pequeñez, de nuestra pequeñez, que nos invita a volver a Dios.

sábado, 1 de marzo de 2014

Empezamos : LA CUARESMA



Psalm 15 - SINCERITY WITH MYSELF

I say to the Lord: “You are my God; my happiness lies in you alone. Those who choose other gods increase their sorrows: never will I take their name upon my lips.”  
I repeat those words, I tell you and tell people and tell myself that I am truly happy in your service, and that I feel sorry for those who follow “other gods”, those who make money or pleasure or fame or success their aim, those who care only for the goods of this world and want only to enjoy earthly pleasures and perishable gains. I will not worship their “gods”.
And yet, in moments of sincerity with myself, I know deep within me that I too secretly worship those gods. I also like pleasure and praise and success, and I even envy those who enjoy the “goods of this earth” that are forbidden me because of my vows. I renew my commitment to you, Lord, but I confess that together with it I still feel in my soul the attraction of material pleasures, the pull of the earth, the hidden regret not to be able to enjoy what others enjoy. I still share, darkly and shyly, in the idolatry of other gods, and worship unwittingly at their altars. I still try to find happiness sometimes outside you, however much I know that it can only be found in you.  
And so my words today are not a boast, but a prayer; not a record of achievement, but an appeal for help. Make me truly find my happiness in you, make me be “content with my inheritance”, “happy with my portion”, “satisfied with my boundaries” as you have taught me to say. Make me value the place you have allotted me in your Holy Land, and fill my heart and my life with your love and your service. And then make me experience the truth of the words you put in my mouth as I end this Psalm: “In your presence is the fullness of joy, in your right hand pleasures for evermore.” So be it, Lord.

LOS SACRAMENTOS


Los sacramentos fueron instituidos por Cristo. Son signos sagrados visibles de realidades invisibles en los que los cristianos podemos experimentar la presencia de Dios que sana, perdona, alimenta, fortalece y capacita para amar, ya que en ellos actúa la gracia de Dios.
Los sacramentos de la Iglesia son 7:
-Sacramentos de iniciación:
1. Bautismo: Nos une a Jesucristo. Nos introduce en su muerte salvífica en la cruz, y por ello nos libera del poder del pecado original y de todos los pecados personales, y nos permite resucitar con él a una vida sin fin. En el bautismo nos convertimos en miembros del Cuerpo de Cristo, la Iglesia, en hermanos y hermanas de nuestro Salvador e Hijo de Dios.
2. Confirmación: Después del bautismo, aquel que elige libremente por una vida como hijo de Dios, pide el don del Espíritu Santo que da la fuerza para ser testigo del amor y del poder de Dios con palabras y obras. Quien se confirma se transforma en un miembro pleno y responsable de la Iglesia Católica.
3. Comunión: En este sacramento Jesús se entrega a sí mismo por nosotros en su Cuerpo y Sangre, para que también nosotros nos entreguemos a él con amor y nos unamos a él en la Sagrada Comunión y a su único Cuerpo que es la Iglesia.
Cada Sagrada Comunión nos une más íntimamente con Cristo, nos convierte en un miembro vivo de su Cuerpo, nos renueva las gracias que hemos recibido en el bautismo y en la confirmación, y nos fortalece en la lucha contra el pecado.
-Sacramentos de curación:
4. Reconciliación o penitencia: Es el sacramento que nos permite reconciliarnos continuamente con Dios cada vez que sentimos que lo hemos ofendido.
5. Unción de los enfermos: Se unge la frente y las manos del enfermo con un óleo sagrado, acompañando todo con las oraciones correspondientes, esto para otorgar consuelo, paz, y ánimo al enfermo, y para unirlo de un modo íntimo con Cristo.
-Sacramentos al servicio de la comunidad y de la misión:
6. Orden Sagrado: Mediante este sacramento el sacerdote recibe como don del Espíritu Santo una fuerza particular y una misión a favor de sus hermanos en la fe.
7. Matrimonio: Sólo tiene lugar cuando un hombre y una mujer libremente quieren vivir juntos el amor, ser fecundos y así convertirse en signo del mismo Dios. Se lleva a cabo mediante una promesa hecha ante Dios y ante la Iglesia que es aceptada y sellada por Dios.

Meditación "El diamante"


Un joven fue a un joyero a que le enseñara el oficio. El maestro le puso un diamante en la mano, le dijo que cerrara el puño y que lo mantuviese cerrado un año entero.
No le resultó fácil al joven mantener el puño cerrado todo el año, pero tal era su interés en aprender el oficio que, a pesar de muchos inconvenientes, perseveró todo el año en su empeño. Al final del año volvió a presentarse al maestro para comenzar su instrucción. El maestro cogió otro diamante y lo colocó en la mano del discípulo, pero éste se negó a cerrar la mano y protestó: “¡Ya he aguantado todo un año! ¡No voy a perder otro año encima!” Pero el maestro le obligó a cerrar la mano, y entonces el discípulo gritó: “¡Además este no es un diamante!” El maestro dijo: “Basta. Ya has terminado tu aprendizaje.”

Meditation The diamond

A young man went to a diamond master to learn the trade. The master placed a diamond in his hand, asked him to close his fist on it and keep it that way for a continuous year.
It was not easy for the young man to keep his fist closed for a whole year, but he was keen in becoming a master, and so in spite of many inconveniences he persevered in his intent. At the end of the year he went back to his master and asked him to begin his instruction as he had already obeyed the first command. The master took another diamond and placed it in the disciple’s hand, but he refused to close his hand and protested: “I’ve already wasted a whole year! I’m not going to go through another test!” But the master forced his hand to close, and then the disciple exclaimed: “Besides this is not a diamond!” At which the master said: “That’s enough. You’ve finished your training.”

Salmo 15 - ¡Heme aquí, Señor!

El Señor observa desde el cielo a los hijos de Adán,
para ver si hay alguno sensato que busque a Dios.
Todos se extravían igualmente obstinados,
no hay uno que obre bien, ni uno solo.
Esa imagen tuya, Señor, mirando hacia los hijos de Adán que tú has creado sin poder encontrar ni uno solo que te busque sinceramente, me llega al corazón. Siento tu desilusión y tu tristeza. Andas mirando a ver si encuentras a alguien de quien puedas fiarte, a quien puedas llamar y encargarle tu misión. La humanidad va por sus caminos, y tú quieres que algunos hombres y mujeres al menos sean tus mensajeros, tus profetas, los agentes de tu gracia para recordarles a los humanos tu amor, para repetirles tus promesas y proclamar tu ley. Sigues y sigues mirando, y no encuentras a nadie.
Una vez dijiste donde te pudo oír Isaías: “¿A quién enviaré? ¿Quién irá de mi parte?” Y él te contestó enseguida: “Aquí estoy yo, envíame.” Tú le dijiste al momento: “Ve y dile a mi pueblo…”. Yo no soy Isaías, Señor, pero yo te amo, tengo celo por tu gloria, y he oído tu palabra. La tomo como una invitación a mí. Aquí estoy, envíame. Yo no soy digno, no valgo nada, puedo hacer bien poco. Pero tú estás buscando voluntarios y yo he dado un paso al frente.
Tú miras hacia abajo desde el cielo, y yo miro hacia arriba desde la tierra, y nuestras miradas se han encontrado. Es el momento mejor de mi vida. Mi misión ha comenzado.

Ante lo sucedido en Chile... Omar Mantilla

Es impresionante concer lo suedido en Chile, la renuncia de todos los obispos sin duda no es lo más mportante pero si nos marca y me da verg...