jueves, 29 de mayo de 2014

Meditation: Children soldiers


(We hear about children made into soldiers, a great sorrow for our times. Here is the direct witness of one such person… who lived to tell his experience.)
We only knew there was a war. The rebels and the government troops fought throughout the country and destroyed everything. The rebels destroyed our village and killed my family. I was desperate and just went around with other boys like myself. One evening we actually chased a little boy who was eating two boiled ears of corn by himself. He was about five years old and was enjoying the corn that he held in both hands, taking turns biting each ear. We didn’t say a word or even look at each other. Rather, we rushed on the boy at the same time, and before he knew what was happening, we had taken the corn from him. We shared it among the six of us and ate our little portion while the boy cried and ran to his parents. The boy’s parents didn’t confront us about the incident. I guess they knew that six boys would jump on their son for two ears of corn only if they were desperately hungry. Later in the evening, the boy’s mother gave each of us an ear of corn. I felt guilty about it for a few minutes, but in our position, there wasn’t much time for remorse.
For five days, I walked from dawn to dusk, never coming in contact with any human being. The only food that was available was coconut. I didn’t know how to climb a coconut tree. I had tried, but it was just impossible, until one day when I was very hungry and thirsty. I arrived at a village where there was nothing to eat except for the coconuts that sloppily hung from the trees, as if teasing me, daring me to pluck them. It is difficult to explain how it happened, but I mounted the coconut tree quite fast and unexpectedly. By the time I realised what I was doing and thought about my inexperience in this particular art, I was already at the top of the branches and plucking coconuts. I climbed down just as quickly and looked around for something to crack them with. Luckily, I found an old machete and got to work on the coconut shells. After I was done snacking, I found myself a hammock and rested for a while.
I got up well rested and thought, I think I have enough energy now to climb and pick more coconuts for the road. But it was impossible. I couldn’t even climb past the middle of the trunk. I tried again and again, but each attempt was more pitiful than the last. I hadn’t laughed for a long time, but this made me laugh uncontrollably. I could have written a science paper on the experience.
Saidu’s [one of the six companions, who dies later] family was unable to leave town during the attack. Along with his parents and three sisters, who were nineteen, seventeen, and fifteen, he hid under the bed during the night. In the morning the rebels broke into the house and found his parents and three sisters. Saidu had climbed to the attic to bring down the remaining rice for their journey, when the rebels stormed in. Saidu sat in the attic, holding his breath and listening to the wailing of his sisters as the rebels raped them. His father shouted at them to stop, and one of the rebels hit him with the butt of his gun. Saidu’s mother cried and apologised to her daughters for having brought them into this world to be victims of such madness. After the rebels had raped the sisters over and over, they bundled the family’s property and made the father and mother carry it. They took the three girls with them.
“To this day I carry the pain that my sisters and parents felt. When I climbed down after the rebels were gone, I couldn’t stand and my tears froze in my eyes. I felt like my veins were being harshly pulled out of my body. I still feel like that all the time, as I can’t stop thinking about that day. What did my sisters do to anyone?” Saidu said after he was done telling us the story one night in an abandoned village. My teeth become sour as I listened to his story. It was than that I understood why he was so quiet all the time.
The corporal gave us one minute to get the food and eat it. Whatever we hadn’t eaten was taken away at the end of sixty seconds. None of us was able to finish eating on the first day, but within a week we could eat any food in a minute. It was the only part of the training that we mastered. [Later, when rehabilitated, eats his meals in one minute… to everybody’s astonishment.]
The guns were taller than they were.
First shooting was something absolutely horrible for us. We could never see the end of it.
On our marches we walked for long hours and stopped only to eat sardines, sniff cocaine, “brown brown” [mixture of heroin and gunpowder], and take some capsules. The combination of these drugs gave us a lot of energy and made us fierce. The idea of death didn’t cross my mind at all, and killing had become as easy as drinking water. Whenever I looked at rebels during raids, I got angrier, because they looked like the rebels who played cards in the ruins of the village where I had lost my family. So when the lieutenant gave orders, I shot as many as I could, but I didn’t feel better. After every gunfight we would enter the rebel camp, killing those we had wounded.
Sometimes we were asked to leave for war in the middle of a movie. We would come back hours later after killing many people and continue the movie as if we had just returned from intermission. We were always either at the front lines, watching a war movie, or doing drugs. There was no time to be alone or to think. [Follows the gruesome description of five prisoners placed before five boy soldiers. Corporal gives signal with pistol shot. Each soldier with his bayonet has to slit the throat in one stroke, and the soldier whose victim that dies first gets the prize. He got it.] We celebrated that day’s achievement with more drugs and more war movies. I had a tent to myself, which I never slept in because sleep never came to me.
We had been fighting for over two years, and killing had become a daily activity. I felt no pity for anyone. My childhood had gone by without my knowing, and it seemed as if my heart had frozen. I was fifteen.
[They attack and hurt seriously one of their keepers, but he only answers: “It is not your fault that you did such a thing to me.” The nurses tell them the same, but they resent it.]
I lay in my bed night after night staring at the ceiling and thinking, Why have I survived the war? Why was I the last person in my immediate family to be alive? I didn’t know.
[He avoids getting friendly with anyone, boy or girl, for fear they’ll ask him about his past. Later he is chosen to go to New York to speak at the UN on boy soldiers.]

Meditación, Niños soldados

(Oímos hablar de niños soldados, un problema de nuestro tiempo. He aquí el testimonio de uno de
ellos que vivió para contarlo. Todo son citas directas.)
Solo sabíamos que había guerra. No sabíamos por qué. Los rebeldes y las tropas del gobierno luchaban ferozmente por todo el país y destruían todo. Los rebeldes destruyeron nuestro pueblo y mataron a toda mi familia. Yo escapé a la desesperada y me uní a un grupo de muchachos que sobrevivíamos como podíamos. Un día agarramos a un chico pequeño que se estaba comiendo dos mazurcas de maíz, una con cada mano. Nosotros no dijimos ni una palabra, ni siquiera nos miramos. Sencillamente saltamos sobre él, y antes de que se diera cuenta de qué pasaba se las habíamos quitado y nos las estábamos comiendo nosotros. El niño corrió a llamar a sus padres, pero sus padres comprendieron que deberíamos tener mucha hambre, y no intervinieron. Por la tarde la madre del muchacho nos dio una mazurca a cada uno. Yo me sentí culpable, pero no había otra cosa que hacer.
Anduvimos cinco días desde el amanecer hasta el ocaso sin encontrar a ningún ser humano. Nuestro único alimento eran nueces de coco. Yo no sabía cómo trepar a un cocotero, hasta que un día estaba tan hambriento y nadie me ayudaba que sin saber cómo trepé al árbol y me encontré echando cocos abajo. Los rompí como pude y comí a bocados. Me levanté bien descansado y alimentado, y pensé en volver a subir para coger más cocos para el camino. Pero me resultó imposible subir. Lo intenté una y otra vez, pero cada vez me salía peor. Ya no tenía el empujón del hambre. Me eché a reír como no me había reído hacía tiempo. Podía escribir un tratado de sicología con esa experiencia.
La familia de Saidu, uno de mis compañeros que falleció luego, no pudo salir de la ciudad durante el ataque. Se escondió con sus padres y sus tres hermanas, que tenían 15, 17 y 19 años, debajo de la cama por la noche. Saidu había subido al ático para recoger el poco arroz que les quedaba para el camino cuando los rebeldes entraron en la casa. Se quedó arriba conteniendo la respiración y escuchando los gemidos de sus hermanas mientras los soldados las violaban. El padre de Saidu les gritó a los soldados pero le pegaron un culatazo. La madre de Saidu les pidió perdón a sus hijas por haberlas traído a este mundo. Después de violar a las hijas una y otra vez, los soldados metieron en sacos todo lo que encontraron en la casa y les hicieron que las llevaran al padre y a la madre. Se llevaron a las tres hijas. (Me ha hecho llorar todo esto.)
Hasta este día llevo la pena que sintieron mis hermanas y mis padres. Cuando se marcharon los soldados y yo bajé del ático no podía ni mantenerme de pie, y las lágrimas me llenaban los ojos. Y vuelvo a sentir lo mismo cuando lo cuento. Pero lo cuento porque debe saberse.
Cuando nos daban de comer nos decían que teníamos que comernos todo en un minuto. Lo que no habíamos comido en sesenta segundos, nos lo quitaban. Nadie pudo acabarlo el primer día, pero en una semana habíamos aprendido a comer cualquier cantidad en un minuto. Me ha quedado el hábito para toda la vida de comer todo una comida en un minuto…, cosa que siempre asombra a los que comen conmigo.
Los fusiles eran más altos que nosotros.
La primera vez que tuvimos que disparar nos volvió locos. Queríamos acabar pero no nos dejaban.
Nuestras marchas duraban muchas horas, y solo parábamos para comer sardinas, tomar cocaína por las narices, o “brown-brown” (una mezcla de heroína y pólvora, y cápsulas de droga). Esa combinación de venenos nos daba un subidón de energía y nos hacía sentirnos como locos. La idea de morir no se nos pasaba por la cabeza, y matar nos resultaba tan natural como beber agua. Siempre que veía a los rebeldes jugando a las cartas me sentía furioso porque me recordaban a los rebeldes que jugaban a las cartas en las ruinas de mi pueblo donde mataron a mi familia. Por eso cuando el teniente nos daba la orden yo mataba a todos los que podía y me sentía bien a gusto. Después de cada tiroteo nos metíamos en el campo rebelde para rematar a los heridos.
A veces estábamos viendo una película y nos mandaban salir para la guerra en mitad de la película. Volvíamos después de varias horas de haber estado matando mucha gente, y seguíamos viendo la película como si hubiésemos ido al descanso. Siempre estábamos o en el frente, o viendo una película de guerra, o tomando drogas. No había tiempo para estar solo o para pensar. (Aquí pone una descripción de cómo les obligaron a los niños soldados a matar con las bayonetas a un grupo de prisioneros, con un premio para quien lo hiciera “mejor”. No puedo ni copiar la descripción.) Aquel día lo celebramos con más droga y más películas de guerra. Yo tenía una tienda para mí solo, pero nunca pude dormir porque no me venía el sueño.
Llevábamos ya más de dos años luchando, y matar era nuestra principal actividad todo el tiempo. Yo no sentía piedad por nadie. Mi infancia había desaparecido sin darme yo cuenta, y era como si mi corazón se hubiera quedado helado. Tenía yo quince años.
Un día le atacamos a uno de los guardias y le herimos de gravedad. Él sólo nos dijo: “No es culpa vuestra. No os han enseñado otra cosa.” Las enfermeras nos decían lo mismo, pero a nosotros nos sentaba mal. Noche tras noche me pasaba yo todo el tiempo tumbado en la cama, mirando al techo y pensando, ¿por qué he sobrevivido a la guerra? ¿Por qué yo soy el único de mi familia que queda? No lo sé.
Durante mucho tiempo evité hacerme amigo de nadie, chicos o chicas, para no tener que contar estas cosas. Luego me invitaron a ir a las Naciones Unidas a hablar sobre los niños soldados. Lo hice, y ahora escribo todo ello.

MARÍA AUXILIADORA , Salesianos


Fiesta 24 de mayo


Desde los comienzos de la era cristiana, en varias situaciones el pueblo creyente le ha dado a la Santísima Virgen el nombre de María Auxiliadora, pero fue instituida como fiesta oficial de la Iglesia por el papa Pío VII.
Había sucedido en el siglo XVI que en el pueblo católico europeo se confió a María para ganar la batalla de Lepanto contra los mahometanos que estaban arrasando con el catolicismo. Mientras la batalla se llevaba a cabo, el papa Pío V, con una gran multitud de fieles recorría las calles de Roma rezando el Santo Rosario, y efectivamente, a pesar de que eran menores en número la batalla fue un éxito. En agradecimiento de tan espléndida victoria san Pío V mandó que en adelante cada año se celebrara el siete de octubre, la fiesta del Santo Rosario, y que en las letanías se rezara siempre esta oración: María Auxilio de los Cristianos, ruega por nosotros.
En el siglo IX el emperador Napoleón se atrevió a poner prisionero al Sumo Pontífice, el papa Pío VII. El Sumo Pontífice hizo entonces una promesa a la Virgen, prometiéndole que si lo libraba de esa prisión le dedicaría un nuevo día de fiesta en la Iglesia. Y así sucedió, el 24 de mayo de 1814 regresó triunfante a la ciudad de Roma. En memoria de este noble favor de la Virgen María, Pío VII decretó que en adelante cada 24 de mayo se celebrara en Roma la fiesta de María Auxiliadora en acción de gracias a la madre de Dios.
Más adelante, en 1868, en Turín, Italia, el sacerdote Juan Bosco (hoy santo) consagró la Basílica de María Auxiliadora, que había sido pedida al sacerdote por la misma Virgen María, que en una aparición le dijo que se la invocara con el título de Auxiliadora. Desde ese día, gracias a san Juan Bosco, esta advocación se propagó por todo el mundo hasta hacerse muy popular.

POR LA SEÑAL DE LA SANTA CRUZ





Por la señal de la Santa Cruz
de nuestros enemigos,
líbranos Señor, Dios nuestro.

martes, 6 de mayo de 2014

Meditación : El charco

El charco
Hasán Básari, venerado santo del Islam, caminaba un día con sus discípulos cuando vio a un hombre, aparentemente borracho, que daba tumbos por el camino. Había una charca profunda en medio y el suelo estaba resbaladizo, por lo que el santo advirtió al hombre que venía tambaleándose: “Tened cuidado, hermano. El suelo está resbaladizo y el agua es profunda. Si os caéis, podéis ahogaros.” A lo que el buen hombre contestó: “Y vos tened aún mayor cuidado, maestro. Porque si yo me ahogo, me ahogo solo; pero si vos os ahogáis, se ahogarán mucho otros con vos.”
Responsabilidad de los que enseñan, los que dirigen, los que de alguna manera representan a Dios. Nadie se salva solo ni se condena solo. Los discípulos siguen al maestro. Un resbalón puede causar muchos resbalones. Una caída provoca muchas otras caídas. Un paso en falso puede llevar a muchos pasos en falso. La charca es profunda y el suelo está resbaladizo. Siempre lo está en este mundo.
Y el consuelo también. Un paso en la dirección debida puede llevar a muchos pasos también en la verdadera dirección. El maestro cuidadosamente evita la trampa, y los discípulos que lo siguen también la evitarán. Él ve primero lo resbaladizo del suelo y lo advierte. Si él pisa firme, sus seguidores pueden pisar firme detrás de él. Todos nos ayudamos a todos.
El hombre que parecía borracho, no lo era. Le faltaban fuerzas, eso sí, y él lo sabía. Y su propia debilidad sabida y reconocida lo llevaba a protegerse del peligro. La humildad es la mejor defensa en la vida.
El maestro recogió la lección. Nadie cayó en el charco

Meditation : The pond


Hasan Basari, Islam’s venerated saint, was one day walking with his disciples when he saw a man, apparently drunk, walking painfully along the way. There was a deep pond in the middle of the road, and the ground was slippery, so that the saint warned the hesitant wayfarer: “Be careful, brother. The ground is slippery and the water is deep. If you fall into it you may get drowned.” To which the on-comer answered: “You must take greater care, master. If I get drowned, I drown alone; but if you get drowned, many others will drown with you too.”
This is the responsibility of those who teach, those who direct, those who in some way represent God before men and women. Nobody goes to heaven alone, and nobody goes to hell alone. The disciples follow the master. One slip causes many slips, and one fall may cause many falls. One false step may lead to many false steps. The pool is deep and the ground is slippery. That is how it is on this earth.
And that is also our consolation. A step in the right direction can also lead to many steps in the right direction. If the master carefully avoids the trap, the disciples after him will avoid it also. He is the first to see the slippery ground, and he notices it. If he walks steadily, all his followers will step on steadily after him. We all help one another.
The man who apparently was drunk, was quite sober in fact. He was weak, yes, and he knew it. His own weakness led him to protect himself from the danger. Humility is our best defense in life.
The master heeded the lesson. Nobody fell into the pond

NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA


Fiesta: 13 de mayo



Mientras Europa vivía la Primera Guerra Mundial, el 13 de mayo de 1917, la Santísima Virgen María se apareció en Fátima (Portugal) a tres pastorcitos: a Lucía Dos Santos, de 10 años, y a sus primos Francisco y Jacinta Marto, de 9 y 6 años respectivamente.
Sucedió que al mediodía los tres niños vieron cómo se encendía un relámpago de la nada y una señora bellísima se apareció. Los exhortó a la oración, especialmente del rosario, con el fin de apresurar el final de la guerra y para la conversión de los pecadores del mundo entero.
La señora se apareció otras cinco veces ese año, y los tres pastorcitos regresaron cada 13 al lugar de la aparición, una localidad llamada Cova de Iria, para hablar con la bella señora, mientras una multitud de fieles, cada vez mayor, los acompañaba al lugar.
Las autoridades civiles y religiosas intervinieron interrogando a los tres niños y encerrándolos en la cárcel para asustarlos y obligarlos a decir la verdad. Pero eso no detuvo el flujo de los peregrinos, y por ello fueron liberados.
En el mes de octubre del mismo año, durante su última aparición, la señora se reveló como la Virgen del Rosario, recomendando la oración y la penitencia.
Las apariciones fueron acompañadas de fenómenos meteorológicos, tales como, la danza del sol, que fueron atestiguados por miles de fieles.
En el tiempo en que sucedieron las apariciones, la Virgen, según testimonio de los videntes, realizó varias profecías y recomendaciones y entregó a Lucía tres mensajes conocidos como los tres secretos de Fátima.
En 1930 la Iglesia reconoció y autorizó el culto a la Virgen de Fátima

VOLVER A JESUCRISTO. RECUPERAR LA FRESCURA ORIGINAL DEL EVANGELIO

24/03/2014 - VOLVER A JESUCRISTO. RECUPERAR LA FRESCURA ORIGINAL DEL EVANGELIO Conferencias de José Antonio Pagola Video VOLVER A J...