miércoles, 30 de septiembre de 2015

Quito sin Cebollar por Omar Mantilla

Han pasado ya mas de 100 años, desde que el General Eloy Alfaro "el mejor ecuatoriano" presa de celos por su "revolución" se dejo llevar de los abucheos de unos niños, que miraban el desfile ceremonial de esos "héroes", no  pudiéndose contener soltaron, rizas para ese "circo" que pasaba casualmente por la escuela de los hermanos cristianos. Indignado el viejo luchador aplico su "poder" y se enfrento a esa infancia desarmada arrebatándoles su "escuelita" para hacer de ella un cuartel.
Pero ¿Cómo vencer a la Providencia Divina? no falto una alma caritativa que les dono un terreno allí en barrio "el Tejar", antiguo sitio de fabricación de tejas para las casas quiteñas. Ese terreno era un sembrío de "cebollas", con prisa y sin importar lo descuidado del lugar se armo una popular escuela. ¿Qué nombre le pondrían...? era la pregunta: "Sagrada Familia" "El Beaterio" .. pero el pueblo se encargo de eso,  a esos niños "resabiados" de los barrios "san Roque" "san Juan" "san Sebastián" etc. les decían los  "guambras" de "El Cebollar", luego como para legalizar este nombre se  añadió "La Salle" y quedo: escuela "El Cebollar La Salle".
Fue desde entonces un espacio de aprendizaje, de ciencia, de santificación para muchos quiteños que cruzaron por sus aulas. El santo hermano miguel estuvo como profesor, director. Y tantos que dejaron su vida y más por la educación cristiana.
Este año 2015 se cerro definitivamente en vista de los pocos alumnos y tantos problemas económicos que resultaba mantener esta obra lasallista. El tiempo dirá si la educación pública actual realmente da frutos con esa política del "mendigo" regalar todo a cambio de una propuesta educativa ajena a la transcendencia, sin Dios, una educación por "competencias" "productiva" "del nuevo milenio".
Quedan las aulas vacías, la capilla, los patios, el bar, la comunidad de los hermanos, la celda del hno Miguel, laboratorios,  el recuerdo de miles de niños jugando, gritando, recuerdos de profesores enseñando, de oraciones y eucaristías, fiestas, desfiles, promesas y sueños cumplidos, finalmente Quito se queda sin su Cebollar.


guambra del Cebollar.

Ante lo sucedido en Chile... Omar Mantilla

Es impresionante concer lo suedido en Chile, la renuncia de todos los obispos sin duda no es lo más mportante pero si nos marca y me da verg...