miércoles, 30 de marzo de 2016

Obras de Misericordia


LAS OBRAS DE MISERICORDIA ESPIRITUALES


Las obras de misericordia espirituales:

Las obras de misericordia son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales (cf. Is 58, 6-7; Hb 13, 3). Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras espirituales de misericordia, como también lo son perdonar y sufrir con paciencia.
(Catecismo de la Iglesia Católica n° 2447)

Citas bíblicas:
-Corregir al que se equivoca: "Si tu hermano peca, ve y corrígelo en privado. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano." (Mt 18, 15) "Que la Palabra de Cristo resida en ustedes con toda su riqueza. Instrúyanse en la verdadera sabiduría, corrigiéndose los unos a los otros." (Col 3, 16)

-Enseñar al que no sabe: "En fin, mis hermanos, todo lo que es verdadero y noble, todo lo que es justo y puro, todo lo que es amable y digno de honra, todo lo que haya de virtuoso y merecedor de alabanza, debe ser el objeto de sus pensamientos. Pongan en práctica lo que han aprendido y recibido, lo que han oído y visto en mí, y el Dios de la paz estará con ustedes." (Flp 4, 8-9)

-Dar buen consejo al que lo necesita: "Traten de convencer a los que tienen dudas, y sálvenlos librándolos del fuego." (Jds 1, 22-23) "Estén siempre dispuestos a defenderse delante de cualquiera que les pida razón de la esperanza que ustedes tienen. Pero háganlo con delicadeza y respeto, y con tranquilidad de conciencia." (1 Ped 3, 15-16)

-Consolar al triste: "Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos reconforta en todas nuestras tribulaciones, para que nosotros podamos dar a los que sufren el mismo consuelo que recibimos de Dios." (2 Cor 1, 3-4)

-Sufrir con paciencia: "En efecto, ¿qué gloria habría en soportar el castigo por una falta que se ha cometido? Pero si a pesar de hacer el bien, ustedes soportan el sufrimiento, esto sí es una gracia delante de Dios. A esto han sido llamados, porque también Cristo padeció por ustedes, y les dejó un ejemplo a fin de que sigan sus huellas. Él no cometió pecado y nadie pudo encontrar una mentira en su boca. Cuando era insultado, no devolvía el insulto, y mientras padecía no profería amenazas; al contrario, confiaba su causa al que juzga rectamente." (1 Ped 2, 20-23)

-Perdonar: "Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo." (Col 3, 13)

-Rezar: "Eleven constantemente toda clase de oraciones y súplicas, animados por el Espíritu. Dedíquense con perseverancia incansable a interceder por todos los hermanos" (Ef 6, 18). 

Revelo... que no se ve

Desde que llego todos creían que era un aporte al moribundo Distrito del Ecuador, que lamentablemente ya no existe. Y es que lleno de un discurso "meloso" propio de su falta de identidad, pues había hecho para sí un acento extranjero que le deba seguridad y un protagonismo que en su país no tendrá nunca, pues extrañamente siguió una VOCACIÓN a la que no le hace honor.
Paso el tiempo y el árbol ha dado frutos, totalmente malos para todos, sin entrar en detalles, todos lo miran con desdén y esperando que se esfume... Conozco que sigue rondando en que ocuparse para dar sentido a su infructuosa presencia...Nombre Jaime.... y no Revela nada... solo oscuridad.

Meditation

The man was very religious, and every day he would go to the temple to ask God for a particular grace he very much desired. But God never granted him that grace. Finally one day the Angel of the Lord appeared to him and told him: “I’m coming from God to let you know that he has decided not to grant you that grace. He will never give it to you.”
The devoted man came out of the temple, went to the main square of the village and began to call aloud to all around:
- Come, come! Come you all and rejoice with me!
- And why should we rejoice with you?
- Because I was asking for a long time the Lord to grant me a grace…
- And he has granted it to you!
- No, no. On the contrary, he has let me know that he will never grant me that grace.
- And are you rejoicing at that?
- Of course! He has not granted me the grace, but he has given me an acknowledgement of receipt!

Meditación

El hombre era muy religioso, y todos los días iba al templo a pedirle a Dios una gracia concreta que le interesaba mucho. Pero Dios nunca le concedía esa gracia. Por fin un día el Ángel del Señor se le apareció y le dijo: “Vengo de parte de Dios a decirte que ha decidido no darte esa gracia. Nunca te la dará.”
El hombre salió del templo, fue a la plaza del pueblo y comenzó a llamar a todo el mundo:
- ¡Venid, venid! ¡Venid todos y alegraos conmigo”
- ¿Y por qué hemos de alegrarnos contigo?
- Porque hacía mucho tiempo que yo le estaba pidiendo al Señor que me concediera una gracia…
- ¡Y te la ha concedido!
- No, no. Al contrario, me ha hecho saber que nunca me la concederá.
- ¿Y de eso te alegras?
- ¡Claro que sí! No me ha concedido la gracia, ¡pero me ha dado acuse de recibo!

Siempre hay algo más..

Este es un pequeño cuento para alegraros el día.
La estrella escondida
Las estrellas estaban celebrando su asamblea, y cada una de ellas iba proclamando sus propios méritos en los cielos, cómo adornaban el firmamento, cómo los alegraban a los hombres y cómo les ayudaban a vivir mejor. La Estrella Polar contaba cómo ayudaba a los hombres a fijar el norte en sus mapas y en sus viajes, el sol describía la luz, el calor, la vida que él les daba a los hombres y las mujeres en la tierra; una pequeña estrella poco conocida reveló cómo había sido ella la que confirmó la teoría de Einstein cuando acertó a pasar detrás del sol durante un eclipse, y así ayudó a la ciencia en su día, y otras mencionaron los nombres que habían hecho famosos y los descubrimientos a los que habían ayudado. Cada una tenía algo que decir, y todas rivalizaban en gloria y esplendor.
Sólo había una pequeña estrella, muy lejos entre nubes oscuras, que seguía callada en la asamblea celeste. No se le ocurría nada que contar. Cuando le llegó el turno y tenía que decir algo, confesó que ella no había hecho nada por el mundo o por el género humano, y que los hombres no sabían nada de ella porque todavía no la habían descubierto.
Las otras estrellas se rieron y la llamaron perezosa e inútil, indigna de ocupar un puesto en los cielos. Las estrellas estaban para alegrar a la creación, y ¿para qué servía una estrella de la que ni siquiera se sabía su existencia?
La pequeña estrella escuchó pacientemente todos los reproches que se le hacían, y al final dijo humildemente: “¿Quién sabe? Quizá también yo estoy contribuyendo algo a mi manera para el progreso de los hombres y mujeres en la tierra. Es verdad que no me conocen, pero no son tontos, y sus propios cálculos les muestran que para explicar el curso de otras estrellas y planetas que conocen tiene que haber todavía otra estrella que con su propia atracción puede explicar las desviaciones en los cursos de otras estrellas. Así es como siguen estudiando, observando y buscando, y la ciencia avanza y el género humano se beneficia de ello.
Las demás estrellas se habían quedado calladas mientras ella hablaba, y con eso se animó y al final añadió algo que les hizo pensar a todas: “Yo no quiero ponerme delante de nadie, y todas vosotras estáis llenas de méritos por lo que habéis hecho por los hombres y mujeres de la tierra; pero también creo que yo les estoy haciendo un buen servicio, y es que sepan que aún les quedan otras estrellas por descubrir.”
Lindo mensaje. Aún nos quedan estrellas por descubrir. Aún quedan cielos por explorar y aventuras por correr y pensamientos por pensar y experiencias por experimentar. Que nadie piense que ha llegado ya al límite, que lo sabe todo, que tiene ya el mapa completo. En nuestro mapa espiritual queda siempre una terra incognita como en los mapas de la edad media, llena de dragones y sirenas, que le da interés a la vida manteniendo abierto el cosmos. Nos recuerda que siempre nos quedan estrellas por descubrir.
Cuando yo enseñaba geometría en la universidad un alumno muy interesado me preguntó una vez: “¿Cuántos teoremas hay en geometría?” Yo me eché a reír en medio de la clase. El muchacho creía, como muchos lo creen con él, que la geometría era un campo limitado, un programa fijo, una ciencia completa, y que los teoremas se podían contar como los árboles en un bosque. Tantos y no más. El buen chico quería medir cuánta geometría había aprendido ya y cuánta le quedaba por aprender, y no preguntaba con respecto al examen sino por toda la ciencia de la geometría en su universalidad. “¿Cuántos teoremas hay en geometría?” Podemos contar los teoremas que aparecen en los “Elementos” de Euclides, pero la geometría ha viajado mucho desde entonces y seguirá viajando con nuevos resultados y con teoremas insospechados. Siempre quedan estrellas por descubrir. En esto está la belleza, el encanto, el atractivo del conocimiento que no tiene fin.

Ante lo sucedido en Chile... Omar Mantilla

Es impresionante concer lo suedido en Chile, la renuncia de todos los obispos sin duda no es lo más mportante pero si nos marca y me da verg...