martes, 17 de mayo de 2016

Semilla que da fruto... (Acta de los mártires)

Año: 203
Lugar: Un circo en Cartago.
Personas: Dos amigas Perpetua es casada tiene un hijo, ella tiene 20 años
                 Felicidad es su sirvienta.
Perpetua escribe: "Fuimos pasadas a la prisión de Cartago. Estaba espantada, pues nunca me había encontrado en semejantes tinieblas. Penoso día. Hacía calor aplastante a causa de la muchedumbre de prisioneros. Además los soldados nos arracaban nuestro dinero. Por último, me atormentaba la inquietud que causaba mi hijo..."

Y llegó y abandonando su prisión las dirigieron hacia el Anfiteatro.
La primera, Perpetua, fue lanzada al aire por el toro. Cayó sentada. Además pudo enderezarse, notó que estaba desgarrada su túnica a un costado.
De inmediato la recogió para ocultar sus piernas y pudo levantarse. En ese momento divisó  a Felicidad que estaba destrozada. Se acercó a ella, pidiéndole la mano y la ayudo a enderezarse. Al verlas a las dos de pie el Pueblo pidió que salieran, pero de nuevo el pueblo pidió que las trajesen de nuevo ya que querían que las dos heridas era acuchilladas. Las mártires, por su propia iniciativa, se levantaron y fueron a un sitio. Primero se dieron un beso de paz, y se quedaron quietas.
Perpetua, herida de un cuchillazo entre las costillas, dio un gran grito. Pero cojgió la mano temblorosa del verdugo y la dirigió a su cuello. Tal vez una mujer así no podía ser muerta de otra manera: era necesario que quisiese morir.

"Dichosos ustedes cuando les insulten y persigan" (Jesús)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Santo Domingo de Guzmán 8 de Agosto...

Un catequista predicador... Saludos a las hermanas dominicas de la parroquia Cristo Resucitado en el sur de Quito Excelente trabajo. ...