jueves, 17 de agosto de 2017

INVITADOS TODOS A FORMARNOS EN LA ESCUELA SEMIPRESENCIAL HNO. MIGUEL

Muchos "laicos" como nos dicen empezamos desde muy jóvenes en una Parroquia, casi sin saber nada, y con mucho recelo como catequistas principales o "ayudante" del catequista. Es una vivencia que marca y  un compromiso que crece en algunos , en otros se convertirá en una bonita experiencia.

Así empezamos en un servicio que es básico para la Iglesia y su misión de Evangelizar. Y por la "Gracia" de Dios muchos  dedican toda su vida y se preparan, cursos, se especializan, acumulando experiencia y sobre todo un  afecto especial por este ministerio.

También existen personas catequistas con cierto carisma que crean cosas  "nuevas" : textos, planes, cursos, escuelas, etc.

Otros por cuestiones distintas se tienen que separar, matrimonio, estudios, hijos, enfermedad, trabajo en fin seguimos desde donde podemos a este llamado que es  una invitación de la comunidad eclesial en donde está la vida que día a  día se hace un espacio de santificación.

Por eso la importancia y necesidad  de una formación sería y permanente, la Arquidiocésis de Quito tiene una excelente propuesta a la que todos los catequistas están invitados:






domingo, 9 de julio de 2017

"Ya es hora de implementar lo que decía el Vaticano II sobre los laicos"

Cardenal Kevin Farrell, Prefecto de Laicos, Familia y Vida
Agencias

"El futuro de la Iglesia depende de ellos", afirma el cardenal

Kevin Farrell: "Ya es hora de implementar lo que decía el Vaticano II sobre los laicos"

Las formas de este Papa, "espiritual y cariñoso", "atraen y hacen volver a la gente a la Iglesia"

Cameron Doody, 08 de julio de 2017 a las 19:48
Tras ocho visitas ad limina "ningún obispo haya tenido nada negativo" que decir sobre la 'Amoris laetitia'
Alexandre Awi Mello, nuevo secretario de Laicos, Familia y Vida/>

Alexandre Awi Mello, nuevo secretario de Laicos, Familia y Vida

Laicos en la Iglesia/>

Laicos en la Iglesia

  • Kevin Farrell, con el Papa Francisco
  • Kevin Farrell, nuevo cardenal de la Iglesia
  • Kevin Farrell
  • Kevin Farrell, 'El Reparador' de Dallas
  • Alexandre Awi Mello, nuevo secretario de Laicos, Familia y Vida
  • Laicos en la Iglesia
  • La misión importante de los laicos
  • Kevin Farrell, con el Papa Francisco
  • Kevin Farrell, nuevo cardenal de la Iglesia
  • Kevin Farrell
  • Kevin Farrell, 'El Reparador' de Dallas
  • Alexandre Awi Mello, nuevo secretario de Laicos, Familia y Vida
  • Laicos en la Iglesia
  • La misión importante de los laicos
  • Kevin Farrell, con el Papa Francisco
  • Kevin Farrell, nuevo cardenal de la Iglesia
  • Kevin Farrell
  • Kevin Farrell, 'El Reparador' de Dallas
  • Alexandre Awi Mello, nuevo secretario de Laicos, Familia y Vida
  • Laicos en la Iglesia
  • La misión importante de los laicos
(Cameron Doody).- "El futuro de la Iglesia depende de los laicos", y aquel futuro empieza ya. El cardenal Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, está más que convencido de que "este es el momento en la vida de la Iglesia en el que realmente podemos intentar implementar aquello de lo que ya hablaba el Vaticano II: el papel de los laicos".
En una entrevista concedida a America, el purpurado norteamericano -residente en el Vaticano desde agosto del año pasado- lamenta los "malentendidos y confusión"que han rodeado en un momento u otro la llamada conciliar de que todo el pueblo de Dios asuma el protagonismo que le corresponde como bautizados. Malentendidos que, a veces, han producido hasta "luchas internas" entre diferentes sensibilidades en la Iglesia -por no decir que nos han hecho "perder mucho terreno y mucho tiempo"- pero que, con el ejemplo del Papa Francisco, ya parecen agua pasada. 
"Los laicos tienen una vocación que desempeñar en la Iglesia, y estoy firmemente convencido de que el futuro de la Iglesia depende de ellos", opina el cardenal bien querido y afable, incluso en su antiguo cargo como obispo de Dallas. "Siempre he sentido la necesidad de promover a los laicos dentro de la Iglesia y dentro de su organización", añade al respecto.
Afán este de dar voz a los fieles de a pie que, como cuenta el purpurado, el Papa Francisco comparte plenamente. "Cada vez que le veo en ceremonias o eventos, siempre se acerca y se interesa por cómo van las cosas", revela Farrell. "Está muy interesado en saber cómo va todo".
Y en cuanto a cómo van las cosas a nivel de personal, el Prefecto descubre que, tras dos nuevos fichajes en los últimos meses  -del sacerdote brasileño Alexandre Awi Mello como secretario y de la laica consagrada española Marta Rodríguez como director del departamento de asuntos de la mujer- ahora está inmerso en la búsqueda de un laico o una laica para encabezar la sección de familia.
"Me gustaría contar para esta oficina con un hombre o mujer que esté casado/a y que tenga una familia, porque tendría más credibilidad y, es más, tienes que tener alguien al mando que entienda la vida y la familia, la moralidad y todo lo demás", afirma el cardenal Farrell.
A nivel de trabajo, por otro lado, Farrell no duda en destacar que el enfoque en su dicasterio está firmamente fijado en la llamada de Francisco a ser "una Iglesia en salida, una Iglesia misionera". Sobre todo en las visitas ad limina, donde "tenemos que escuchar lo que pasa, asimilar lo que los obispos nos cuentan y no tener respuestas preparadas de antemano". "A veces en el pasado, nosotros [los oficiales del Vaticano] nos precipitábamos al responder y decir a los obispos lo que tenían que hacer", lamenta.
Y es que este nuevo método en Laicos, Familia y Vida -de "escuchar" a los obispos y "entrar en diálogo" con ellos- ya ha producido importantes frutos, declara el purpurado. Sobre la Amoris laetitia, por ejemplo, de la que, desvela, tras ocho visitas ad limina. "ningún [obispo] haya tenido nada negativo" que decir. "Está siendo muy bien recibida en la Iglesia", dice Farrell con respecto a la exhortación apostólica, aunque sí es consciente de que hay algunos que no están de acuerdo con su contenido.
"La mayoría de los obispos la acogen bien, pero hay un par de ellos que tienen miedo a abrirse a una Iglesia que es más acogedora y más misericordiosa", opina el cardenal. "Creo que a veces les gustaría que las cosas fueran blanco y negro, pero la vida humana no siempre es así. Queremos respuestas inmediatas, respuestas fáciles, pero no las hay".
Y en lo concierne a su "jefe" el Papa, el cardenal Farrell revela que este período de casi un año ya que ha estado a su lado en el Vaticano solo le ha hecho profundizar en su respeto hacia un hombre que considera "muy pensativo, profundamente espiritual, cariñoso e involucrado".
"Él me impresiona", se confiesa el purpurado, como pocos le han impresionado en el pasado: "en el sentido de ser como Cristo".
"No es una persona mediática ni un hombre del espectáculo", profundiza Farrell. "Pero lo que hace... con todos, cuando está hablando contigo: es como si fueras la única persona en todo el mundo por la que se tuviera que preocupar". El secreto, agrega el Prefecto, de "por qué es tan popular": su manera "es lo que atrae y lo que hace volver a la gente a la Iglesia".

domingo, 25 de junio de 2017

Mons. Rosa Chavez cardenal

El cardenal electo salvadoreño Gregorio Rosa Chávez
El Salvador Misionero

Francisco sufre una "crítica feroz" pero "no le quita el sueño", afirma el neocardenal

Rosa Chávez: "Tender puentes es la gran ilusión del Papa. Toca eso, ayudarle a construir los puentes"

"Sin puentes no hay alegría en el mundo, no hay paz ni un futuro digno para nadie"

C. Doody/Agencias, 24 de junio de 2017 a las 19:47
Sé que Romero está detrás del birrete, pero el cómo y el por qué ya el Papa me lo dirá
El obispo auxiliar de San Salvador y ahora cardenal, Gregorio Rosa Chávez/>

El obispo auxiliar de San Salvador y ahora cardenal, Gregorio Rosa Chávez

Monseñor Rosa Chavez/>

Monseñor Rosa Chavez

  • El obispo auxiliar de San Salvador y ahora cardenal, Gregorio Rosa Chávez
  • Rosa Chávez, atendiendo a los medios de comunicación
  • Rosa Chávez, el primer cardenal salvadoreño
  • El neocardenal salvadoreño, Gregorio Rosa Chávez
  • Monseñor Rosa Chavez
  • El obispo auxiliar de San Salvador y ahora cardenal, Gregorio Rosa Chávez
  • Rosa Chávez, atendiendo a los medios de comunicación
  • Rosa Chávez, el primer cardenal salvadoreño
  • El neocardenal salvadoreño, Gregorio Rosa Chávez
  • Monseñor Rosa Chavez
  • El obispo auxiliar de San Salvador y ahora cardenal, Gregorio Rosa Chávez
  • Rosa Chávez, atendiendo a los medios de comunicación
  • Rosa Chávez, el primer cardenal salvadoreño
  • El neocardenal salvadoreño, Gregorio Rosa Chávez
  • Monseñor Rosa Chavez
(C. Doody/Agencias).- Antes del Consistorio del próximo 28 de junio en el que el Papa le hará cardenal, Gregorio Rosa Chávez se ha puesto en manos de aquel otro gran salvadoreño, monseñor Romero. En manos del Beato, y al lado de Francisco, quien, aunque sufra una "crítica feroz" por algunas de sus decisiones "totalmente revolucionarias", ha puesto "sus pasos en las huellas del Señor", y toma los reproches que le llegan "con un grandísimo sentido del humor".
El clérigo salvadoreño insistió que el pontífice "no se hace problemas" ni le "quita el sueño" que lo critiquen y eso debería ser "una gran lección".
"Uno a veces se deprime porque no sabe leer más allá, (pero) él mira más allá, a Jesús que va a adelante con los pies ensangrentados. Va a poner sus pasos en las huellas del Señor que muchas veces no son de gloria, son de sufrimiento", indicó en entrevista con Notimex. "El Papa nos enseña a ver una cruz que se ilumina y da al mundo una esperanza, así de sencillo es el mensaje, así de actual y necesario en el mundo de hoy", añadió.
Rosa Chávez es uno de los cinco nuevos cardenales que recibirán el birrete colorado de manos de Francisco la tarde del próximo día 28 en la Basílica de San Pedro, durante un Consistorio Público que sorprendió a todos los observadores vaticanistas que no llegaron a prever una inminente ronda de purpurados.
El caso de Rosa Chávez es especial, pues será el primer cardenal en la historia de El Salvador y, además, el primer clérigo en la historia de la Iglesia en alcanzar esa dignidad siendo obispo auxiliar. Esto mientras su superior directo, el arzobispo de San Salvador, no goza de esa distinción.
Un caso inédito que provocó una "sorpresa total" en el distinguido, como él mismo lo reconoció. Aseguró que no había tenido ninguna señal previa que le indicase hacia dónde se inclinaría el pontífice argentino.
"Me enteré a las cinco de la mañana, cuando en Roma era la una de la tarde, cuando una religiosa me llamó para darme la noticia, yo creí que era una broma, me explicó que no, que era algo totalmente confirmado. Entonces me quedé con un largo silencio, desconcertado, abrumado", explicó.
Eso ocurrió el 21 de mayo pasado cuando, desde la ventana de su estudio personal en el Palacio Apostólico, Jorge Mario Bergoglio anunció ante la multitud su decisión de "crear" cinco nuevos cardenales. A ninguno de ellos le había informado con antelación.
Rosa Chávez es obispo auxiliar de San Salvador y su caso es el ejemplo más claro de la decisión del Papa de ignorar el protocolo a la hora de asignar los birretes cardenalicios. En sus cuatro consistorios, Francisco ha decidido premiar a personajes desconocidos de países marginales y dejar de lado a importantes arzobispos de las llamadas "sedes cardenalicias".
"A mí me sorprende porque eso quiere decir que nunca se habría podido pensar en esto que pasó, sólo en la mente del Papa pueden pasar cosas como éstas", añadió el purpurado, refiriéndose a su elección.
Reconoció que su primer pensamiento, cuando se enteró de la noticia, fue que no merecía tal "gracia" y "responsabilidad". Y después se preguntó: "¿Por qué el Papa lo hizo?". La misma interrogante que pasó por la mente de muchos, en Roma y en otras latitudes. ¿Por qué forzar una situación inédita, y hasta incómoda eclesiásticamente hablando, dándole la púrpura a un auxiliar? "Aún no tengo la respuesta objetiva a eso. He oído tantas cosas de la gente al respecto. Sé que Romero está detrás de esto, pero el cómo y el por qué ya el Papa me lo dirá, no quiero adelantarme", abundó.
Consideró que el desvincular el título de cardenal de la ciudad o la sede cardenalicia es una decisión "totalmente revolucionaria", ya que antes era obligatorio que tal o cual ciudad tuviese un cardenal, recordó.
"Eso quedó totalmente superado y es una revolución. Él lo dejó muy claro que nos quiere a su lado para gobernar la Iglesia, porque necesita a su lado gente en la cual puede confiar", estableció.
Destacó además como "muy bonito" el no dejarse condicionar por las críticas, porque se necesitan hombres libres en Cristo, como Bergoglio.
Para Rosa Chávez, todo se debe a Óscar Arnulfo Romero, "monseñor Romero, el obispo de los pobres", quien fue asesinado mientras celebraba la eucaristía el 24 de marzo de 1980 y cuya memoria fue víctima de una lucha ideológica mundial que se coló dentro de la Iglesia, en plena Guerra Fría.
"Pienso que esto es un homenaje a él y lo voy a recibir en su nombre. Él mereció esto, Dios se lo dio antes cuando le dio la purpura de su sangre martirial, así que estoy con mucha paz porque todos relacionan esto con Romero. Eso me da a mí mucha paz, y también mucha tranquilidad", explicó.
Estableció que Francisco sueña una Iglesia pobre y para los pobres, que es la misma Iglesia que soñaba Romero y el Papa quiere que esa Iglesia, "un poco en penumbras", sea visible ante el mundo.
"El Papa tiene claro cuál es el sueño de Dios en este momento. Un mundo con tanta mala noticia, con tanta incapacidad de ser solidario, un mundo que levanta muros a cada rato, tenemos el caso norteamericano en este momento", afirmó.
"Tender puentes es la gran ilusión del Papa, toca eso, ayudarle a construir los puentes. Y sin eso no hay alegría en el mundo, no hay paz ni un futuro digno para nadie. Todos vamos a perder si no somos constructores de puentes", señaló.

Ante lo sucedido en Chile... Omar Mantilla

Es impresionante concer lo suedido en Chile, la renuncia de todos los obispos sin duda no es lo más mportante pero si nos marca y me da verg...