sábado, 1 de abril de 2017

Meditaciòn

Oración escuchada
Un musulmán piadoso pedía todos los días una concreta gracia al Señor. Se arrodillaba en un rincón de la mezquita y repetía la oración, pero Dios parecía no enterarse de nada. Por fin un Ángel del Señor se le apareció un día y le dijo: “Dios ha decidido no concederte la gracia que pides.” Ante lo cual el buen hombre comenzó a gritar de alegría y a decirles a todos que Dios le había negado lo que le pedía. Le preguntaron: “Y cómo es que te alegras de eso?” Y él respondió: “¡Pero me ha dado acuse de recibo! ¿Qué más quiero yo?”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Espíritu Santo sopla con fuego renovado la Iglesia

Desde la "crisis" que tanto hablan en la Iglesia , desde la soledad, la lejanía. que siento de los "míos" yo veo que el...